Los test psicológicos son pruebas diseñadas para evaluar competencias y habilidades concretas que se requieren en un puesto de trabajo. Son instrumentos y herramientas que poseen un valor de diagnostico y predicción de comportamientos y conductas del desempeño a futuro. Consideran las diferencias individuales que pueden ser físicas, intelectuales y de personalidad, y analizan como y cuanto varia la aptitud del individuo con relación  a la población en general.

También determinan que índice o cantidad de una característica evaluada tiene el candidato; miden capacidades, intereses o aptitudes del individuo, tales como: nivel de inteligencia general, conocido también como cociente intelectual (IQ), comprensión y fluidez verbal, intereses ocupacionales, personalidad, actitudes, valores, etc.

El propósito de la selección de personal es elegir una persona que pueda desempeñar con eficiencia las tareas del puesto vacante y para poder encontrar a la persona idónea es necesario predecir adecuadamente aquellas competencias que aseguraran las conductas laborales (desempeño) deseadas. Para ubicar ese conjunto de competencias subyacentes que posee el candidato es necesario emplear las pruebas psicológicas apropiadas. Justamente una de las tareas claves que realiza el psicólogo en la organización es la aplicación de varias pruebas psicológicas o test psicológicos de manera certera y adecuada.

El conjunto de pruebas que emplea el psicólogo organizacional se suele llamar batería psicológica. La batería es un conjunto de pruebas psicológicas pertinentemente seleccionadas y combinadas para evaluar determinadas competencias. La elección de las pruebas debe merecer especial cuidado, es como el instrumental del cirujano, si dichos instrumentos no son los apropiados entonces los hallazgos obtenidos con las pruebas no serán validos, confiables ni aceptables.

La elección de las pruebas se hace en función de las competencias que se desean explorar en el candidato, las competencias se extraen del perfil ocupacional y este se obtiene de las especificaciones del puesto, de la entrevista con el jefe inmediato del puesto a cubrir y de la observación del trabajo del puesto.

El psicólogo es quien decide que pruebas psicológicas utilizar para evaluar competencias cognitivas, aptitudinales, actitudinales y de personalidad.

Las pruebas psicológicas en las organizaciones deben ser aplicadas por los psicólogos que son los únicos profesionales especializados para tal fin, ya que las pruebas psicológicas tienen un marco conceptual, un procedimiento de aplicación y requieren criterios teóricos bien fundamentales para su interpretación.