Son muchas las virtudes de un buen vendedor o en términos reales el que sabe “persuadir” al consumidor, ya que se sigue un patrón fundamental. La base del cierre de operaciones personalizadas se basa primordialmente en los reflejos del vendedor.

La Imagen: Todos entienden que la imagen juega un papel importante al momento de persuadir a un cliente, por esta razón uno debe ofrecer su mejor versión, ya que “todo ingresa por los ojos”.

El Conocimiento: Conocer el producto, tanto que se encuentran en sus defectos muchas virtudes; cuanto más profundice mejor, pues estará preparado para enfrentar eventuales clientes que le consultarán como si usted hubiera fabricado el producto..

Interactuar con la Gente: Ser vendedor implica capacidad de observación y psicología en el campo. Con la experiencia uno se da cuenta de los diversos tipos de clientes; los preguntones, los negativos, los desesperados, los interesados en el vendedor(a) y no el producto, los que quieren y no pueden y los que tienen y no quieren, etc. con el tiempo usted sabrá cual es la estrategia que mejor se aplica a cada caso.

Veracidad del producto o servicio: Nunca mienta acerca del producto o servicio,  exagerar o pintar un mundo maravilloso puede cerrar muchas ventas y generar cancelaciones y problemas. La sinceridad es un punto vital a la hora de enlazar contacto con el cliente.

El Trabajo: Todos los grandes persuasivos tienen un rasgo que los caracteriza y es su gran fuerza de trabajo. Son capaces de ir más allá por conseguir la venta del producto o servicio sin permitir que nada ni nadie les baje la moral.

El tener el Control: Mantener la calma es un punto fundamental, existen muchas situaciones que rozan su limite de operatividad, como por ejemplo; un cliente demasiado informado, uno mal informado, uno totalmente negativo, un grupo de clientes bombardeándolo de preguntas, etc. Si se pierde el control y sale corriendo y a los gritos, la fiera lo atacará. Si usted se mantiene calmo y con un contacto visual,  incluso dominará a la fiera.

La Actitud: Si no fuese un reto ser vendedor o persuadir al cliente, muchos no serían los más grandes. Ante todo ellos aman los desafíos y les encanta establecer Retos así mismos para conseguir esa venta. Su trabajo resulta ser una de sus pasiones.

La Sonrisa: La mejor manera de generar simpatía sin falsedad, es que se explique las cosas con abundante detalle y después las ejemplifique con alguna imagen colorida. Esto permite indicarle al cliente que usted se encuentra bien informado pero que no es pedante. El cliente se retirará sabiendo algo más de lo que sabía antes de dicha reunión amena, algo satisfactorio en ambas partes.

Practicar y aprender de los errores, usándolos posteriormente como potencialidades.

Todos estos consejos son aplicables en todo tipo de venta personal, así mismo uno puede establecer una pequeña guía de puntos básicos sobre la cual apoyarse al momento de entablar diálogo con el cliente y orientarlo hacia su objetivo.