Investigaciones con N pequeña

La investigación con muestras pequeñas tiene una larga historia. Los primeros psicólogos como Wundt, Pavlov y Ebbinghaus utilizaron una u otra forma de investigación con N pequeña.

En años recientes, la investigación con muestras pequeñas ha servido para analizar una u otra forma de condicionamiento operante. El principal psicólogo representante de esta tendencia de investigación con N pequeña ha sido B. F. Skinner.

Entre las ventajas metodológicas de los diseños de N pequeña se cuenta la posibilidad de realizar investigaciones experimentales con pocos sujetos o con uno sólo, y la posibilidad de estudiar el comportamiento de los mismos en forma individual durante un largo lapso de tiempo.

La investigación con muestras pequeñas se realiza en forma de estudios de caso o en forma cuasi-experimental.

En la fase A del diseño A-B se mide repetidamente la respuesta del sujeto con el propósito de determinar el nivel de estabilización de la misma. Esta fase se denomina etapa de línea de base. Después de la línea de base, se aplica repetidamente el tratamiento, seguido de la medición de la respuesta del sujeto. La fase de tratamiento se continúa hasta que se haya definido apropiadamente el efecto general del tratamiento.

En el diseño A-B-A, después de aplicar las fases de línea de base y de tratamiento, se repite la etapa de línea de base. La ventaja de la segunda línea de base es que le permite al investigador determinar si la suspensión del tratamiento hizo que la respuesta de los sujetos regresara a los niveles de línea de base. Si la ejecución retorna a los niveles de línea de base, ello constituye una prueba adicional de la efectividad del tratamiento.

El diseño A-B-A-B les ofrece a los investigadores una ventaja que no presenta el diseño A-B-A. En efecto, el diseño A-B-A-B deja a los sujetos bajo la influencia del tratamiento al concluir el procedimiento investigativo. Por lo tanto, con el diseño A-B-A-B es más probable que el efecto del tratamiento perdure en el sujeto, por lo menos, durante un período más prolongado.

En el diseño A-B-C-B, el tratamiento C es un procedimiento adicional que los investigadores pueden utilizar para controlar las variables extrañas. Por ejemplo, se puede utilizar un procedimiento de control de reforzamiento no contingente para demostrar que el efecto del reforzamiento no se ha debido simplemente a la atención asociada con el tratamiento dado al sujeto. Una diferencia bien definida entre las condiciones de reforzamiento contingente y no contingente,  indica que el efecto se debe al reforzamiento.

En los diseños de interacción se varían dos tratamientos, individualmente y en conjunto. Por lo tanto lo$ diseños de interacción permiten a los investigadores estudiar los efectos de dos tratamientos y su interacción.

En el diseño de línea de base múltiple, se somete inicialmente a la medición de línea de base el comportamiento de uno o varios sujetos en distintas situaciones y luego, sucesivamente al tratamiento. El diseño de línea de base múltiple es una alternativa viable al diseño de regreso a la línea de base, cuando se espera que el comportamiento de los sujetos no regresa a los niveles de línea de base.

Los investigadores de estudios con muestras pequeñas hacen menos uso de la estadística que los investigadores de los estudios con N grande. En lugar de la estadística, los investigadores con muestras pequeñas a menudo evalúan sus datos simplemente mediante la inspección visual.

Los investigadores de muestra pequeñas opinan que la estadística es innecesaria puesto que los problemas que ellos seleccionan tienden a producir efectos evidentes.

Además, arguyen que el criterio de significación estadística es irrelevante para el criterio clínico. El criterio clínico consiste en el logro de la normalidad de algún comportamiento atípico que el investigador ha  escogido para modificar. El criterio clínico exige mucho más que la significación estadística, requisito con el cual se satisface el criterio experimental; es decir, debe presentarse un cambio comportamental definido para que se satisfaga el criterio clínico.

Los críticos afirman que la sola inspección visual de los resultados, presenta el riesgo de que estos sean interpretados subjetivamente. En cambio, los procedimientos estadísticos ayudan a sustentar la objetividad del estudio y permiten diferenciar los resultados observados a lo largo de las fases, en particular cuando las diferencias entre éstas no son muy evidentes.

La principal ventaja de los métodos con N pequeña es que les permite a los investigadores realizar un estudio relativamente extenso de problemas aplicados, con sujetos individuales. La principal ventaja de los métodos con muestras grande; es que les permite a los investigadores realizar estudios con validez interna y externa relativamente altas.

Los métodos de investigación ya sea con muestras pequeñas, o con muestras grandes deben considerarse como complementarios ya que uno y otro permiten contribuciones características de cada uno, para el desarrollo del conocimiento científico en psicología. Algunas veces resulta provechoso utilizar métodos con N pequeña a fin de explorar problemas que después se puedan estudiar fecundamente con un método para muestras grandes.

Bibliografía

Arnau, J., (1980), Psicología Experimental. Un enfoque Metodológico, México: Editorial Trillas, S. A.

Agregue un comentario

Required fields are marked *.