Interpretación y generalización de los datos

Los investigadores no logran dar  cuenta más o menos completa de la metodología del estudio, sino luego de haberlo realizado. Primero, deben determinar si los recursos metodológicos (materiales, instrumentación, tareas, procedimientos de control,etc.) seleccionados para el estudio fueron apropiados. Segundo, deben establecer si el experimentador efectuó el estudio como estaba planeado. Finalmente, deben tratar de determinar si hubo hechos imprevistos que afectaran o confundieran los resultados.

Después de que los investigadores han establecido que la validez interna del estudio no ha sido seriamente infringida, pueden efectuar si asi lo desean, una evaluación estadística de los resultados. Más allá de la simple inspección visual, la estadística inferencial proporciona a les investigadores una forma más objetiva de evaluar los resultados.

Sin embargo, un punto que se debe tener en cuenta es que le inferencia señalada por la prueba estadística el rechazo o la aceptación de la hipótesis de nulidad está sujeta a error. El error de rechazar la hipótesis de nulidad cuando es verdadera se conoce como Error de tipo I, y el error de aceptar la hipótesis de nulidad, cuando ésta es falsa, se conoce como Error de tipo II.

La réplica del estudio original le ofrece a los investigadores una válida oportunidad para evitar incurrir en los citados errores de decisión. Si los investigadores logran replicar los resultados en estudios subsecuentes, es menos probable que cometan un error de decisión.

Después de haber evaluado estadísticamente los resultados, el siguiente pasó del investigador consiste en decidir si la hipótesis del estudio fue apoyada por dichos resultados.

Un siguiente paso es evaluar conceptualmente el estudio. Uno de los requisitos es reconsiderar  si él estudie fue bien formulado desde una perspectiva conceptual. La pregunta más pertinente es la de determinar si las operaciones seleccionadas por el investigador fueron apropiadas respecto del concepto que intentaba estudiar.

Muchos investigadores opinan que los conceptos se definen mejor mediante operaciones convergentes: operaciones que, aunque diferentes, implican el mismo concepto o proceso.

A los investigadores que trabajan en el contexto del método inductivo les puede interesar saber si los resultados contribuyen a la formulación de generalizaciones empíricas.

A los investigadores que trabajan en el contexto del método deductivo les interesa establecer si los resultados sustentan. La hipótesis del estudio y la teoría de la cual  deriva la hipótesis.

También debe tenerse en cuenta la validez externa del estudio, Entre los aspectos más importantes que influyen en la validez externa podemos mencionar algunos como los sujetos que conforman la muestra, los materiales y la instrumentación  seleccionados, las tareas y procedimientos escogidos y el ambiente de la investigación.

En algún punto de la evaluación del estudio, los resultados de este deben relacionarse con los de la investigación precedente. Es muy importante determinar sí los resultados del estudio son consistentes con el perfil proveniente de la investigación anterior, si es que la hay. Sin embargo, independientemente de si el estudio está de acuerdo con cualquier pauta de resultados existente en la literatura, la evaluación más completa de este tendrá que esperar algún tiempo hasta que se hayan adelantado nuevas investigaciones.

La fase de interpretación de los datos de un estudio, suele constituir; una oportunidad para que los investigadores descubran nuevos problemas para luego investigarlos mediante nuevos estudios.

Bibliografía

Arnau, J., (1980), Psicología Experimental. Un enfoque Metodológico, México: Editorial Trillas, S. A.

Agregue un comentario

Required fields are marked *.