El control experimental: Medios para lograr validez interna

Cuando no se pueden identificar los efectos de dos o más variables antecedentes, se dice que hay confusión de efectos. En la investigación experimental, los científicos intentan identificar los efectos de las variables antecedentes mediante la manipulación y el control experimental.

El control experimental se refiere al intento por mantener constantes todas las variables extrañas a la(s) variable(s) independiente(s), en tanto que se hacen variar las condiciones de esta(s) variable(s).

Las variables antecedentes pueden ser significativas o de poca importancia respecto del fenómeno que se investiga. Las variables significativas que no constituyen el objetivo del estudio, reciben el nombre de variables extrañas. Las variables extrañas deben controlarse para prevenir que sus efectos se confundan con los de las variables independientes.

Las fuentes del efecto de confusión comprenden diferentes clases de variables como las ambientales, las de procedimiento, las organísmicas, las del experimentador y los efectos de interacción.

Las variables ambientales provienen tanto de las características materiales del medio ambiente como de las características físicas y comportamentales del experimentador. En los últimos años se le ha dado una considerable atención a la influencia del experimentador. Algunas investigaciones han mostrado que si el experimentador está consciente de la hipótesis del experimento, es más probable que la hipótesis se confirme.

Las dificultades de procedimiento surgen cuando se aplican diferentes tratamientos a los mismos sujetos. En estos casos, los efectos de orden y los secuenciales de posición se pueden confundir con los efectos de la variable independiente.

Las variables organísmicas extrañas operan principalmente cuando los sujetos no se seleccionan aleatoriamente de la población, cuando se han sensibilizado a una medida previa y cuando responden a los indicadores de curiosidad.

Entre los métodos de control podemos citar la eliminación de variables, el mantenimiento constante de las variables, el balanceo, la variación sistemática de las variables, la determinación de la variable extraña frente a la variable independiente, las variables extrañas aleatorizadas, el apareamiento, los sujetos como su propio control, el contrabalanceo y el procedimiento de control acoplado.

Por el método de eliminación, los investigadores suprimen todos los valores de la variable extraña; por ejemplo, se puede eliminar el ruido en un lugar experimental mediante una cámara experimental a prueba de ruido.

Por el mantenimiento constante de la variable, los investigadores establecen cierto valor en la variable extraña por ejemplo, una luz de cierta intensidad particular en un cuarto y no dejan que varíe.

Por el balanceo, los investigadores intentan distribuir igualmente todas las influencias a lo largo de todas las condiciones de la variable independiente.

En el método de variación sistemática, en el diseño del experimento se hacen entrar una o más variables extrañas como una variable independiente más.

Mediante la confrontación previa de la variable extraña frente a la variable independiente, se encauza el efecto de la variable extraña en la dirección opuesta al de la variable independiente.

En el método de aleatorización, los investigadores intentan aleatorizar el efecto de la(s) variable(s) extrañas(s). Cuando se extraen las muestras al azar, los grupos tienden a igualarse tanto respecto de las variables organísmicas extrañas conocidas, como de las no conocidas; y cuando se aleatoriza el orden de los tratamientos, se tiende a igualar los tratamientos en cuanto a los efectos de secuencia.

El procedimiento de apareamiento requiere la selección de sujetos de una población de individuos que tenga medidas comparables respecto de una variable organísmica extraña. En un experimento donde se administran dos tratamientos, uno de los sujetos apareados se asigna a una condición y el otro a la otra condición y así sucesivamente.

En !os experimentos en los cuales se administran dos o más tratamientos a los mismos sujetos, se puede utilizar el contrabalanceo para controlar los efectos de secuencia. Mientras que con este procedimiento es posible controlar los efectos lineales y no lineales de orden, así como los efectos lineales y secuenciales de posición, no es posible, en cambio, controlar los efectos secuenciales de posición no lineales.

En el procedimiento de control acoplado, las consecuencias de las respuestas del miembro activo de un par de sujetos son compartidas también por el segundo miembro (sujeto pasivo). Por consiguiente, los dos sujetos reciben el mismo tratamiento, con la excepción de que las respuestas de un sujeto determinan las consecuencias para ambos y las respuestas del otro sujeto son inefectivas.

El efecto de sesgo del experimentador se puede controlar, evitando dar cualquier información sobre las hipótesis del experimento, tanto a los sujetos como al experimentador. Este procedimiento se denomina, de doble ciego.

De una u otra forma se procura desinformar a los sujetos, para así evitar que sesguen sistemáticamente los resultados. Al ignorar los objetivos de la investigación, los sujetos no pueden dirigir sistemáticamente su comportamiento en una u otra dirección.

Bibliografía

Arnau, J., (1980), Psicología Experimental. Un enfoque Metodológico, México: Editorial Trillas, S. A.

Agregue un comentario

Required fields are marked *.