El jefe

jefe

Para dirigir hay tener habilidades que se adquieren con la experiencia diaria, por lo cual para ser un buen jefe es necesario ser un buen subalterno y haber sido un gran colaborador.

El futuro jefe debe ser escogido por ser competente, lo que le da seguridad y confianza en sí mismo. Hay que tener en cuenta que aprender a trabajar para los demás es fundamental para desarrollarse como un buen directivo. Así mismo la persona que tiene amplios conocimientos, tienen doble facultad para dirigir, al reunir el saber con la experiencia en la labores dirigenciales.

Para conducir, mandar o administrar es requisito primordial el tener fuerza física, pues toda actividad es el conjunto de operaciones o tareas propias de una entidad o persona. Y si los dirigentes o directivos carecen de facultades físicas esto ira en desmedro del organismo, empresa o sociedad.

Todo aquel que se precie de efectuar labores dirigenciales, debe de hacer un recuento de las horas que permanece en el mismo estado, sin moverse ni cambiar, entretenido en pasatiempos infructuosos, improductivos, ociosos, como ve televisión o simplemente permanecer sentado. El jefe es responsable de la eficiencia del grupo que dirige ante sus superiores y debe de obrar ante sus subalternos con la debida consideración y respeto hacia seres humanos, así como velar por el cumplimiento de los deberes y obligaciones de ellos para la empresa.

Cada jefe tiene su modo particular de encarar los problemas que se presenten y la forma de resolverlos. Pero cuando estos escapen de su autoridad total, para la resolución d dichos problemas debe de consultar con sus superiores, presentando ante ellos las opciones pertinentes. Tomando la acción respectiva después de la reunión con ellos en donde le señalaran la operación acordada a tomar.

El jefe debe de guardar siempre la debida compostura y corrección, debe de desempeñarse en forma conveniente tanto en su vida privada como en el trabajo, porque siempre estará en la mira de los demás, quienes estarán al tanto de si se desempeña en sus funciones en forma eficiente, si responde en forma conveniente en el puesto que le ha sido otorgado o si acciona en forma equilibrada en todos los casos.

El jefe se enfrentara a situaciones de extrema variedad y se verá obligado a solucionarlos en forma concreta, por lo que se deberá adoptar actitudes o decisiones convenientes. Por lo que debe de tener en cuenta primordialmente, que lo que es válido para unos, puede no serlo para otros y que lo que es aplicable hoy, puede no servir mañana para la misma finalidad.

Agregue un comentario

Required fields are marked *.