LA FORMACIÓN RETICULAR, BASE DE LA INTEGRACIÓN ATENCIONAL


1. Consideraciones Generales

La Formación Reticular debe su nombre al aspecto que presenta en un corte histológico, semejante a una red formada por fibras que cruzan en todos los sentidos.

La Formación Reticular es una estructura filogenéticamente muy antigua y se extiende por el eje del sistema nervioso central desde la médula espinal hasta el cerebro, pasando a través del bulbo raquídeo, la protuberancia, el mesencéfalo, el subtálamo, el hipotálamo y el tálamo.

La difusa red se puede dividir en tres columnas longitudinales: la primera ocupa el plano medio, se denomina columna mediana y consiste en neuronas de tamaño intermedio, la segunda se denomina columna medial (interna) y contiene neuronas grandes la tercera o columna lateral (externa) contiene principalmente neuronas pequeñas (Snell, pág. 290).

En la Formación Reticular se encuentran el núcleo reticular paramediano que proyectan sus fibras al cerebelo. En la sustancia reticulada talámica, se encuentran los núcleos inespecíficos de nombres: núcleos de la línea media, los intraliminares y el reticular talámico y que a través de sus vías eferentes y aferentes conduce la sensibilidad a las diferentes partes del sistema nervioso central.

2. Conexiones Aferentes de la Formación Reticular

2.1 La Formación Reticular recibe fibras del tallo cerebral, de la médula espinal, cerebelo, hipotálamo y corteza cerebral.

De la médula espinal ascienden fibras por el cordón espinoreticular ventro lateral.

Del cerebelo, de su núcleo fastigiado, salen fibras que terminan en la parte medial de la FR pontina y bulbar, pasando a través de los haces fastigiobulbar y uncinado de Russel.

Del hipotálamo llegan fibras a la FR, así como de las áreas septales, del estriado, del tectum mesencefálico así como de los nervios craneales y sus núcleos.

De la corteza cerebral, área central o sensoriomotora, llegan fibras a la parte medial de la FR a través del haz corticoespinal. La información de la corteza a la Formación Reticular es, por lo general, de tipo inhibitorio.

2.2 Conexiones Eferentes de la Formación Reticular

FR envía fibras a la médula espinal, al cerebelo y al di encéfalo.

Con la médula la FR se conecta a través de los haces reticuloespinales. La proyección retículo espinal puede ser directa o cruzada Las de origen pontino cursan ipsilateralmente y las del bulbo pueden ser ipsi o contralaterales, terminando en los niveles cervicales y toráxicos de la médula A través de las fibras reticuloespinales, también se transmiten información relacionada con funciones cardiovasculares.

La FR proyecta además, fibras al cerebelo, al tálamo, a las áreas septales, al área preótica y al estríado.

3. Funciones de la Formación Reticular

3.1 Control del músculo esquelético, a través de los haces reticuloespinales y reticulobulbares. La FR influye sobre la actividad de las neuronas motoras alfa y gamma La FR modula el tono muscular y la actividad refleja también puede efectuar una inhibición reciproca; por ejemplo, cuando se contraen los músculos flexores, los antagonistas extensores se relajan. Asimismo, la FR con la contribución del aparato vestibular del oído interno y el haz vestíbulo espinal, desempeña un papel importante en el mantenimiento del tono de los músculos antigravitatorios en la posición de pie. Los centros respiratorios del tronco del encéfalo que controlan los músculos respiratorios, se consideran ahora parte de la Formación Reticular.

3.2 Control de la sensibilidad somática y visceral, a través de las vías reticuloespinales la FR modula la actividad de los músculos liso, cardiaco y de las glándulas; que tienen sus núcleos en la sustancia gris medular del simpático y parasimpátíco sacro de la médula

3.3 Control del Sistema nervioso endocrino, en forma directa o indirecta a través de los núcleos hipotalámicos puede facilitar o inhibir la actividad de la hipófisis. (crecimiento)

3.4 Influencia sobre los relojes biológicos, por medio de sus múltiples vías aferentes y eferentes hacia el hipotálamo. Los relojes biológicos corresponden al sueño y la vigilia

3.5 Sobre el control de la atención, permitiendo buenos niveles de concentración. Una disfunción en la FR, genera trastornos atencionales como falta de atención y trastorno de la concentración, estrechamiento de la atención, oscilaciones de la atención y de la concentración, elevación del umbral de la atención, indiferencia, instabilidad de la atención y fatigabilidad de la atención.

Según A.R. Luria la FR corresponde a la primera Unidad Funcional, cuya función es regular el tono o la vigilia

4. La Formación Reticular , el Sueño y la Vigilia

Las estructuras de la FR responsables del sueño y la vigilia son:

4.1 Para el sistema de vigilia , las estructuras se localizan fundamentalmente en la FR bulbar, la calota protuberancial y la región mesencefálica. La estimulación de estas estructuras produce:

1. Facilitación de los reflejos medulares.

2. Reacciones vegetativas: taquicardias, midriasis y vasoconstricción periférica

3. Reacciones de despertar, cuando el animal está dormido y el reflejo investigador si se halla despierto.

Para comprobar estos hechos se hicieron algunos experimentos

a) Un Gato con cerebro aislado (sección mesencefálica a nivel colicular) presenta un estado de sueño además de una rigidez muscular (al desaparecer la inhibición cortical).

b) Un gato con encéfalo aislado (sección entre la médula espinal y el bulbo) conserva los ciclos de sueño y vigilia.

c) La destrucción de las vías sensoriales en el animal íntegro, no impide la presencia de ciclos de sueño-vigilia. En cambio, la lesión de la FR produce sueño aunque se conserven intactas las vías sensoriales.

El Sistema Reticular Activador Ascendente ( SRAA) de la FR , es el responsable de la actividad cortical permitiendo que el sujeto se mantenga en vigilia.

El Sistema Reticular Activador Descendente (SRAD) inhibe la actividad cortical produciendo letargo y sueño.

4.2 Para el sistema de sueño, las estructuras se localizan en la región caudopontina y ventrobulbar, los núcleos intralaminares talámicos y las diversas regiones del sistema límbico. Aquí se encuentran los núcleos de Raphé, que contienen altas cantidades de serotonina, neurotransmisor comprometido con el sueño.

Durante el sueño ocurren una serie de cambios fisiológicos: disminución en la frecuencia respiratoria, cardiaca y el tono muscular. Baja capacidad para responder a los estímulos externos y modificaciones en el electroencefalograma (EEG) electro-óculograma (EOG) y en el electromiograma (EMG).

En el sueño aparecen una serie de fases , Pavlov hablaba de la fase igualatoria o niveladora, la paradójica, la ultraparadójica y la fase comatosa En la actualidad se habla de la fase MOR (Movimiento de ojos rápidos) y la fase NO MOR (no movimiento de ojos rápidos). La fase NO MOR, corresponde al sueño ligero que inicia el sueño normal.

El sueño MOR corresponde al sueño profundo, aquí en vez de suponer que las ondas sean más lentas que las de la fase NO MOR, son más rápidas, semejantes a las ondas de la vigilia que aparecen estados atencionales, explicable por la inversión de eventos, fase llamada también paradójica.

5. Función del sueño

El ser humano dedica al sueño la tercera parte de su vida. El sueño paradójico resulta tener Una gran importancia fisiológica, ya que si se evita su presencia experimentalmente, el individuo tiene la sensación de no haber dormido, su ausencia prolongada es incompatible con la vida.

En las tortugas, el sueño paradójico no existe, en los peces tampoco se ha registrado y en las aves su proporción es muy pequeña.

En los mamíferos alcanza una proporción importante, que aumenta a medida que se desarrolla la capacidad potencial de aprender, por lo cual es muy posible que el sueño paradójico esté muy relacionado con los mecanismos del aprendizaje.

Todas las formas de trastornos del sueño como el insomnio, el síndrome de apnea del sueño, narcolepsia, los trastornos del sueño en la infancia, los trastornos del sueño relacionados con el ritmo circadiano, los trastornos del sueño en la vejez y los síndromes de Kleine Llevin y el de Pickwick; se deben a disfunciones que ocurren en los núcleos del Raphé que contiene un alto contenido de serotonina o del locus coeruleus que contiene gran cantidad de noradrenalina y que se lo ha relacionado con el sueño paradójico de la Fase MOR.

Bibliografia

Salas, J. (2004). Neuropsicología. Perú

Agregue un comentario

Required fields are marked *.