En algún momento todo negocio se verá obligado a recortar gastos, debido a factores internos o externos. Puede ser por problemas en la economía mundial o simplemente por un deseo de controlar los gastos mensuales. Cualquiera sea la razón, hay áreas en el gasto en el que los minoristas pueden reducir sin comprometer el servicio al cliente o la calidad.

Antes de ir recortar las herramientas de ventas necesarias, como la publicidad y la dotación de personal, considere cortar por completo cualquier elemento que no está obligado a permanecer en el negocio. Tenga cuidado, la idea es reducir los gastos innecesarios, no sacrificar la eficiencia y profesionalismo. Por ejemplo su empresa ajustar mejor los gastos en:

– Los teléfonos celulares

– Donaciones

– Suscripciones a revistas

– Cuotas profesionales

– Artículos de oficina

– Servicio de limpieza

Recuerde que la decisión final de prescindir de uno o tal servicio será exclusivamente suya. Tiene que evaluar primero las áreas, funciones y la importancia que tienen en el desenvolvimiento de las labores. Piense en este recorte de gastos como una manera de optimizar recursos.