A lo largo de los años se han dado diversas denominaciones a la administración de las personas, el cual ha cambiado en la medida que variaban los conceptos y los enfoques con el paso del tiempo.

Preguntas  como ¿Qué es lo que se administra?, ¿El personal?, ¿Los recursos humanos?, ¿El potencial humano?, ¿El capital intelectual? o ¿El talento humano? Serán aclaradas:

Inicialmente se utilizo y se utiliza el término de personal porque deviene de personas, posteriormente con la presencia de los economistas en las empresas se aplico el termino recursos humanos porque se consideraba que los factores de la producción eran el capital, la mano de obra y la tierra.

La mano de obra proporcionada por las personas se consideraba como un bien que se podía obtener fácilmente, era un factor o engranaje más del sistema productivo y se le catalogaba como un recurso renovable al igual que los recursos naturales, materiales, económicos o técnicos.

Con la aparición de los psicólogos en las organizaciones se cambia el concepto  y se le designa potencial humano, considerando que el hombre no puede ser visto como un recurso, sino como un elemento con inteligencia, habilidades y destrezas, es decir un elemento con potencialidades.

Posteriormente los economistas y gerentes de la era industrial avanzada al darse cuenta de la creciente importancia del hombre dentro de la organización acuñaron el concepto de capital intelectual. En los tiempos actuales de globalización económica llamada también la era de la información y del conocimiento el hombre con su talento asume un papel trascendental en la organización, es el generador de riqueza y el que dirige a la organización hacia la excelencia y la competitividad. Es el capital fundamental o el activo más importante de la empresa.

Por ello el enfoque moderno de la gestión de las organizaciones considera que el componente humano es la parte esencial de la empresa y que la empresa tiene tres tipos de capital: el capital económico, el intelectual y el emocional.

Capital económico: Compuesto por el dinero, las fuentes de financiamiento, las maquinarias, los inmuebles, la materia prima y los productos terminados.

Capital Intelectual: Compuesto por las formulas, patentes (como hacer), así como la inteligencia, la creatividad y los conocimientos especializados de las personas, que son la fuente de la innovación y la generación de competitividad.

Capital emocional: Considera a las habilidades interpersonales, el optimismo, el entusiasmo, las actitudes, los valores, las emociones y los sentimientos que fluyen en las comunicaciones e interacciones personales y que configuran el clima y la cultura organizacional.

Los dos ultimo tipos de capital constituyen lo que ahora se denomina el talento humano (entendida esta como los dones que hacen grande a la empresa y a las organizaciones que la albergan), y el psicólogo organizacional es el encargado de atraer, custodiar y hacer producir a estos capitales.