Vicios y barreras en la comunicacion

charlando

La incomunicación o la comunicación distorsionada, se producen como consecuencia del levantamiento de barreras, reales o virtuales entre los interlocutores de cualquier condición.

Estas barreras cuando se trata de personas que utilizan el mismo idioma sin deficiencias físicas y en entornos favorables, solo pueden encuadrarse en dos categorías: las psicológicas y las sociológicas.

En todo intercambio de estímulos y respuestas entre dos o más interlocutores es decir en todo intercambio de mensajes, las siguientes disfuncionalidades producen una pérdida de calidad y cantidad. Es imprescindible conocer los elementos clave para que la inevitable pérdida de valor que se produce en la comunicación se reduzca al máximo.

1.    Precipitación: Emitir el mensaje sin la necesaria preparación. La construcción es inconexa y difícilmente interpretable. Se pierden argumentos que deberían haberse utilizado y se vierten conceptos innecesarios e incluso dañinos.

2.   Fárrago: Se intenta decir todo al mismo tiempo, en un solo mensaje. Se tapa la falta de claridad expositiva con un exceso de verbalización. Recordemos que lo bueno cuando es breve es dos veces bueno.

3.    Desajuste cultural: Se construye un mensaje pobre o excesivamente recargado para el nivel del receptor, se utiliza jerga técnica o extranjerismos fuera de lugar.

4.    Perdida de lo esencial: Concentración en lo necesario, en detalles banales, perdiendo el hilo conductor del mensaje y el objetivo primordial del mismo. Cuando el sabio levanta el índice para señalar el cielo, el tonto mira el dedo.

5.    Recepción preconcebida: El receptor ha interiorizado un estereotipo sobre el tema a tratar o sobre el emisor. Oye el mensaje, pero escucha lo que quería oír. Si no son coincidentes, contesta según sus prejuicios.

6.   Prejuicios sobre el emisor: La cultura, la religión, la raza, la adscripción política, la clase social o la jerarquía, producen imágenes predeterminadas de difícil superación. En situaciones de tensión es frecuente el rechazo del mensaje antes de haberse emitido.

7.    Preparación de la respuesta: Se oye el mensaje, pero solo se escucha la parte más vulnerable, aquella que puede dar pie a rebatir con más fuerza argumental o a demostrar mayor brillantez dialéctica. En estos casos deberíamos siempre pedir ayuda a nuestro “estado del yo adulto” para que reconduzca la transacción.

1 comment » Write a comment

Agregue un comentario

Required fields are marked *.