RETARDO MENTAL

CONCEPTO

El concepto de retardo mental ha experimentado sucesivas modificaciones a lo largo de los años y aún no tiene un carácter preciso.

En realidad depende de los criterios o modelos que se utilizan para definirlo.

CRITERIOS DE DEFINICION

Actualmente los modelos utilizados con más frecuencia son:

1. El modelo psicométrico Binet (1905) elaboró una serie de pruebas que permitieron pronosticar el aprovechamiento de la escolarizaci6n obligatoria. A partir de este momento aparecieron los términos de Edad Mental y Cociente Intelectual.

La Edad Mental se define como el conjunto de habilidades y conocimientos que cabe esperar de un grupo normativo. El “Cociente Intelectual” (C.I.) proviene de dividir la edad mental entre la edad cronológica y multiplicar el resultado por 100.

La mayoría de los niños de 4 años, por ejemplo, realizan determinadas actividades correspondientes a 4 años por lo tanto su cociente intelectual es 4: 4 = 1 x 100 = 100. Si sus habilidades corresponden a las de un niño de 6 años, su cociente intelectual sería de 6 : 4 = 1.5 x 100 = 150 y si tienen una edad mental de 2 años su cociente intelectual será de 2 : 4 = 0.5 x 100 =50.

Se considera que el cociente intelectual varía entre 80 y 120; por debajo de 70 se habla de retardo mental: leve, moderado, severo o profundo. De modo que, se clasificará como retrasado mental a quien quede por debajo de 70 (C.I. 69).

Edgar A Doll señalará las limitaciones del criterio psicométrico, utilizado con exclusividad en el diagnóstico del retardo mental. Según él debe también valorarse la historia personal del sujeto y su desarrollo, asi como su capacidad de adaptación y respuesta a las demandas de orden mental, intelectual, emocional y físico del medio ambiente. Según Doll el retardo mental, no puede desligarse de la adaptación social.

2. El modelo de adaptación social

Autores como Edgar DOLL, TREDGOLD y SODDY, VINELAND y otros, prefieren definir el RM no en función del resultado de una prueba, sino en función de la adaptación social de la persona al ambiente y a la cultura. Según este criterio, son retrasados mentales todos los sujetos que tienen una deficiente adaptación a su medio ambiente.

Aunque tiene sus limitaciones. El modelo de adecuación social es la más importante de todas. Es el dato elemental a partir del cual empezamos a establecer la realidad del retardo mental. Si el funcionamiento social y económico de una persona es adecuado, comparado con el de sus semejantes, un diagnóstico de retardo mental difícilmente puede justificarse, independientemente de bajos puntajes en los tests, de la falta probable de desarrollo neurológico normal o de la presencia de lesiones cerebrales. Al respecto, dos de las definiciones de mayor relevancia en la historia del retardo mental como entidad nosológica son la de Tredgold y la de Doll.

Tredgold (197 4) definió el retardo mental como:

El estado de desarrollo incompleto de tal grado y magnitud que el individuo es incapaz de adaptarse al ambiente normal de sus compañeros, de tal forma que esta persona es incapaz de llevar una vida libre de supervisión, control o apoyo externo (página 4). ·

Doll (1937) definió el retardo mental de la siguiente manera:

Observamos seis criterios tácitos o manifiestos asociados a una adecuada definición del concepto de retardo mental: 1) Incompetencia social, 2) debido a subnormalidad mental, 3)la cual es consecuencia de un retraso del desarrollo, 4) que se identifica con la madurez, 5) es de origen constitucional, 6) esencialmente incurable (página 215).

La ampliación de estos criterios fue formulada en los siguientes términos:

l. Estado de incompetencia social; esto es, que el niño tiene dificultades para desenvolverse y adaptarse socialmente, y en el futuro el muchacho tendrá graves problemas en su inserción social y laboral.

2. Subnormalidad mental; es decir, el grado de inteligencia del niño es tan bajo que explica precisamente su inadaptación social, escolar, su bajo rendimiento, su lento aprendizaje, etc.

3. Retardo del desarrollo; o sea, detención del desarrollo mental. No se trata de un deterioro intelectual propio de la enfermedad mental (psicosis, esquizofrenia, epilepsia, etc.}; sino más bien debido a una detención en el continuo desarrollo intelectual que experimenta el niño normal.

4. Aparece durante la maduración.

5. Es de origen constitucional, es decir, una condición que tiene sus raíces en la falta hereditaria de potencial para alcanzar el desarrollo normal, o es producida por eventos desfavorables (trauma, enfermedad, privación) los cuales afectan el organismo físico haciendo improbable el desarrollo de estado adulto normal.

6. Es esencialmente incurable, esto es, una afección que es esencialmente incurable o irremediable, la cual no se ha incrementado y no es esencialmente alterada por tratamiento, reeducación, o circunstancias socioeconómicas favorables excepto por medio de la formación de hábitos y actividades de rutina.

Doll fue criticado por su sexto criterio, incurabilidad, ya que algunos casos no son necesariamente permanentes e incurables.

3. El modelo evolutivo

Representado básicamente por INHELDER, PIAGET y GESELL.

El retardo mental se debe a un atraso al momento de alcanzar los llamados “umbrales evolutivos”. Este modelo no explica las causas sino que compara los estadios evolutivos entre los niños normales y los niños afectados con retardo mental.

Según Inhelder (1943):

a. La inteligencia operatoria de los niños retrasados se realiza a una velocidad reducida.

b. El techo de su desarrollo está en función al tipo de retraso.

c. Los RM severos y profundos se quedan en los subestadíos de la inteligencia sensorio-motriz.

d. Los RM moderados alcanzan el pensamiento pre-operatorio (2 -7 años).

e. Los RM leves, en su mayoría, alcanzarán el estadio de las operaciones concretas.

f. El pensamiento formal no lo alcanzará ningún RM.

4. El modelo biológico

Según este modelo, el retardo mental se denomina OLIGOFRENIA, siendo un síndrome que se manifiesta en fallas de las habilidades intelectuales básicas, pero cuya causa primaria se debe a un daño en el Sistema Nervioso Central (SNC) ocurrido en periodos tempranos del desarrollo del niño, ya sea congénito, perinatal o postnatal. El mejor ejemplo de este enfoque es el de la siguiente definición:

“Los niños mentalmente retrasados … han sufrido una enfermedad cerebral grave en el útero durante los primeros años de vida, lo cual ha perturbado el desarrollo normal del cerebro y producido serias anomalías en el desarrollo mental. .. El niño mentalmente retrasado se distingue marcadamente del niño normal por el ámbito de ideas que puede comprender, y por el carácter que tiene su percepción de la realidad” (LURIA, 1963, Págs. 5, 10).

Por consiguiente, para LURIA la lesión cerebral es esencial para el retardo mental. Puede que este criterio sea valedero para lo retrasados mentales severos y profundos, no así para los leves o con un CI normal bajo, en los cuales no se halla patología. Hay muchas personas que funcionan a un nivel obviamente retrasado y que sin embargo, no dan ninguna muestra de defecto alguno en su sistema nervioso.

Se ha descrito que en R.M. hasta un CI de 55 a 70, no se halla patología. De 55 para abajo, si se encuentra patología.

A la altura de -3 desviaciones estándar y con un CI de 55, hay retardo mental pero sin patología orgánica. Sólo se trata de las variaciones normales de la inteligencia de las personas.

Del Ci de 55, para arriba, el 40% se considera como variación normal de la inteligencia. El segundo 40% considera a las variedades de Oligofrenia de tipo genético.

El 20% de R.M. se debe a infecciones, traumatismos leves, trastornos emocionales, etc .. O sea, que en un 80% no se encuentra anormalidad de tipo significativo, pero en el restante 20% sí.

Por debajo del CI de 55, se encuentran alteraciones neuropsiquiátricas:

– En el 40%, la causa es por alteraciones del desarrollo prenatal (en el embarazo).

– En el 25%, se debían a lesiones traumáticas del nacimiento de manera severa.

– El 15% se debía a enfermedades infecciosas (ej. Menigitis purulenta).

– El 20% restante por alteraciones metabólicas, malformaciones neoplásicas y por enfermedades degenerativas.

ESQUEMA DEL MODELO BIOLÓGICO

El modelo biológico puede ser valedero para los R.M. profundos,  no así para los Leves o con un Cl normal bajo, en los cuales no se halla patología.

5. El criterio escolar (o pedagógico)

El fracaso escolar, cuando no es resultado de impedimentos sensoriales o motores ha sido considerado como un criterio de retardo mental. Cuando un niño tiene un retraso de dos o tres años en la ejecución escolar, en ausencia de otras causas, puede considerarse indicativo de retraso mental.

Este criterio debe ser tomado en cuenta con mucha reserva y ha sido combatido. Y es que se afirma que, por ejemplo, el bajo rendimiento escolar no siempre es debido a la baja capacidad intelectual, sino que podría ser por factores de tipo emotivo u otra causa.

El criterio escolar es positivo en el sentido de que si el profesor observa que las técnicas pedagógicas no rinden en ciertos niños, como en otros, puede indicar la posibilidad o la sospecha de la existencia de retardo mental basándose en que esos niños no aprenden a la misma velocidad y con la misma profundidad que otros y pidiendo que los examine un especialista. Este criterio no es el único ni el más importante, pero a pesar de ser sumamente difícil y de presentar muchos problemas, sirve para indicar un grueso porcentaje de sospecha de retardo mental.

6. El Modelo Conductual.

Propone la existencia de conductas retrasadas que pueden ser analizadas funcionalmente mediante la ecuación conductual: E -0- R – K (Estimulación-Organismo-Respuesta y Contingencia de Reforzamiento). La modificación de las respuestas retrasadas pueden realizarse mediante programas de instauración, consolidación, incremento, reducción y/o extinción.

7. El Modelo Cognitivo

Según este modelo el RM es explicado como el conjunto de disfunciones en los procesos cognitivos, en diferentes fases o momentos del procesamiento de la información: percepción, memoria, formación de conceptos (Feuerstein, 1979).

Como se aprecia, en las diferentes etapas del desarrollo histórico social han existido múltiples posiciones acerca del retardo mental, criterios que evolucionan gracias al desarrollo constante de la Ciencia y la Técnica. Significativa importancia al respecto tuvieron los relevantes descubrimientos de la segunda mitad del Siglo XIX de las que se destacan por su papel en el esclarecimiento de la esencia del retardo mental, los siguientes:

– La teoría de la evolución de las especies;

– La teoría celular;

– La teoría dialéctica-materialista;

– El conocimiento de la actividad refleja;

– El desarrollo de la genética, la química y la bioquímica;

– Las técnicas microscópicas del cerebro;

– El descubrimiento de las funciones metabólicas.

Estos conocimientos científicos propiciaron que en el Siglo XX se comenzara a profundizar en el estudio de los tipos, formas y grados del retardo mental, destacándose en este contexto la elaboración de la concepción materialista dialéctica del desarrollo del niño deficiente, por la defectología Soviética y Cubana. L.S. VIGOTSKI, quien ocupó en esta concepción un destacado lugar, estudió estos niños mediante un método verdaderamente científico; profundizó en su esencia y criticó las teorías descriptivas o comparativas con los niños normales. En el proceso de estudio de la interacción de los factores biopsicosociales. Vigotski aporta sus valiosos criterios acerca de la zona del desarrollo próximo así como también sus conceptos defecto primero y secundario que, conjuntamente con otros postulados importantes, continúan vigentes y constituyen puntales de las teorías soviéticas y cubanas en el campo de la defectología.

DEFINICIONES ACTUALES DE R.M.

Definicion formulada por la Asociación Americana para la Deficiencia Mental (AAMD)

“El retardo mental se refiere a un funcionamiento intelectual general significativamente por debajo del promedio, qué  se manifiesta durante el periodo de desarrollo y que se caracteriza por insuficiencia en la conducta adaptativa” (madurez, Aprendizaje y ajuste social).

Esta definición se distingue de las anteriores por no hacer referencia a factores causales ni a la incurabilidad de los sujetos. Se define el retardo mental en términos de conducta, pues considera retrasada mental a la persona que actúa como tal en comparación con el sujeto de desarrollo normal. La etiología puede ser biopsicosocial o una interacción de ambas.

De acuerdo con la AAMD las tres condiciones o características: 1) (funcionamiento intelectual por debajo del promedio, deterioro en

la conducta adaptativa y origen durante el periodo de desarrollo deben estar presentes para que a una persona se la designe como mentalmente retrasada. Las personas no pueden considerarse retrasadas mentales sólo por el deterioro de su conducta adaptativa.

Hay muchas causas, diferentes del retraso mental, que hacen que se desarrolle lentamente la madurez, que haya poco progreso escolar o que el ajuste social y vocacional sea inadecuado. Del mismo modo una persona no puede considerarse retrasada mental únicamente porque tenga un CI bajo. Se requiere, por tanto, un Cl bajo, más deterioro en la conducta adaptativa, originado éste antes de la madurez.

La definición de la AAMD se expresa en términos funcionales como deterioro en la conducta adaptativa. Este deterioro puede tomar las siguientes formas: (1) retraso madurativo indicado por la lentitud en la adquisición de habilidades auxiliares tales como sentarse, gatear, mantenerse en pie, caminar, conversar, hábitos de disciplina e interacción con compañeros de la misma edad; (2) deficiencias en el aprendizaje, principalmente logro académico bajo; y (3) ajuste social inadecuado, principalmente insuficiencia social y económica en la edad adulta.

ETAPA PRE-ESCOLAR

Maduración

Retraso Psicomotriz

ETAPA ESCOLAR

Aprendizaje

Adquisición de Conductas Académicas

ETAPA ADULTA

Adaptación social y laboral

Mantenerse en la Comunidad

Empleo rentable

Acatar normas de conducta.

Como se puede observar el retardo mental varía de acuerdo a la edad. En niños se hablará de retraso psicomotor o de aprendizaje; en adultos de problemas de adaptación social o laboral.

Mientras que el logro académico (modelo educativo) y los puntajes en las pruebas mentales (modelo psicométrico) combinados son los más válidos para identificar a los RM de edad preescolar, cuando se considera si han de continuar en clases regulares o pasar a clases especiales, el modelo más amplio de ajuste social adecuado y de suficiencia económica es más importante en la evaluación del adulto que se encuentra fuera de la escuela, y el nivel evolutivo general es el modelo más importante en el caso del niño preescolar (Telford y Sawrey, 1973. Pág. 169-170).

Cuando el retardo mental se da después de los 18 años, constituye un síndrome de demencia y no de retardo mental. Según Tredgold y Soddy (1974) “la demencia consiste en el deterioro y desintegración de las funciones mentales, que comúnmente acompañan a la edad avanzada, y a otros tipos de degeneración física” (p. 17).

La nueva definición de R.M. por la AAMR (1992)

La AAMD a mediados de los ochenta pasó a denominarse Asociación Americana sobre personas con Retraso Mental (AAMR) y en 1992 aporta su última definición:

“El retardo mental se refiere a una limitación substancial en el actual funcionamiento. Se caracteriza por un funcionamiento intelectual significativamente inferior a la media, que generalmente coexiste junto a limitaciones en dos o más de las siguientes áreas de habilidades de adaptación: comunicación, autocuidado, vida en el hogar, habilidades sociales, vida comunitaria, autodirección, salud y seguridad, funcionamiento académico, entretenimiento y trabajo.

El retardo mental se manifiesta antes de los 18 años de edad”. (Luckasson y otros, 1992) .

Para poder aplicar la definición deben tomarse en consideración las cuatro premisas siguientes:

l. Una evaluación válida ha de tener en cuenta la diversidª-d cultural y lingüística, así como las diferencias en los modos de comunicación y en factores comportamentales.

2. Las limitaciones en habilidades adaptativas se manifiestan en entornos comunitarios típicos para los iguales en edad del sujeto  y reflejan la necesidad de apoyos individualizados.

3. Junto a limitaciones adaptativas específicas existen a menudo capacidades en otras habilidades adaptativas o capacidades personales y

4. Si se ofrecen los apoyos apropiados durante un periodo prolongado, el funcionamiento en la vida de la persona con retraso mental mejorará generalmente.

Esta nueva definición supone tres cambios fundamentales con respecto a las anteriores:

l. La conducta adaptativa ya no se considera como un término global sino que se delimitan diez áreas que abarcan el concepto total y, al menos, en dos de ellas deberán manifestarse limitaciones.

2. Para poder ser aplicada la definición, se habrán de tener en cuenta cuatro premisas, en las que el concepto ecológico y ambiental, junto con las habilidades adaptativas y el sistema de apoyo, tiene un papel relevante:

3. Se abandona la subclasificación en función de la persona (ligero, medio, severo y profundo), en beneficio de una subclasificación en función de la intensidad y el patrón de sistemas de apoyos (intermitente, limitado, extenso y generalizado).

Como podemos observar el nuevo concepto sobre retardo mental está basado no solamente en la valoración del desarrollo intelectual sino también en la evaluación de las conductas de competencia social o habilidades de la vida diaria, sin las cuales no se puede hacer el diagnóstico final de presencia o no de Retardo Mental.

HISTORIA

El retardo mental, aunque conocido desde la antigüedad, era atribuido a causas sobrenaturales, y acerca de él se preocupaban especialmente los sacerdotes y filósofos. Con frecuencia los retrasados fueron perseguidos y exorcizados.

En la época moderna se pueden mencionar las contribuciones de Itard quien estudió y trató sin éxito de reeducar al niño salvaje de Aveyron. Su discípulo Seguin creó la escuela de Deficientes mentales de París en 1848 y publicó un libro sobre la educación de los niños retardados en 1846. Con la popularización de la educación, se descubrió que muchos individuos que no eran Retrasados” eran incapaces de aprender en las escuelas normales. Alfred Binet fue comisionado en Paris para estudiar este problema. El diseñó unas pruebas que predecían la capacidad de un niño para asimilar el currículum académico. La estandarización de dichas pruebas constituyó el primer tests de inteligencia. El interés en las causas neuropatológicas de retraso mental y la influencia del movimiento eugénico produjeron una regresión en este campo, con el consiguiente descuido de la educación y rehabilitación y un mayor interés en la institucionalización y la esterilización en los retrasados.

Estas tendencias han cambiado recientemente, especialmente en los Estados Unidos y en los países nórdicos europeos. Se ha producido el concepto de normalización que no pretende que el retrasado mental sea normal sino que se le trate lo más normalmente posible, que trabaje y que viva en la comunidad tan adecuadamente como sus capacidades se lo permitan. Como consecuencia de esto se ha disminuido la institucionalización y se han incrementado las clases para retrasados mentales en las escuelas normales, los talleres protegidos y las medidas de rehabilitación.

TERMINOLOGÍA

La diversidad de nombres con los cuales se ha denominado al retardo mental hace imperioso precisar que este es el nombre válido y aceptado por nosotros con la finalidad de evitar la gran confusión al hallarse en la literatura con numerosos conceptos actuales en desuso cuando se refieren a esta entidad, así tenemos por ejemplo Amencia (sin mente) Frenastenia (si es menor “débiles” y si es mayor “idiotas” e “imbéciles”). El término idiocia hasta hace poco también fue utilizado sobre todo en medicina; algunos tipos de subnormalidad mental llevan todavía las palabras como prefijo; p. ej. idiocia amaurótica infantil”.

En la vieja terminología estadounidense, débil menta1 era el término genérico aplicado a todas las personas ligeramente subnormales en inteligencia para justificar consideraciones especiales, y los términos: morón, imbécil e idiota designaban diversos grados de subnormalidad.

(Subnormal, significa tonto o de entendimiento deficiente; idiota, palabra de orígen griego que significa persona ignorante; imbécil, palabra de origen latino que significa débil). Luego, Deficiencia Mental remplazó a débil mental como término genérico, mientras que los

viejos términos se siguieron empleando para designar subcategorías.

En ocasiones se utilizó el término deficiencia mental de forma intercambiable con retraso mental. Sin embargo, la Organización

Mundial de la Salud (OMS) recomendó el uso del término Subnormalidad mental que divide en dos categorías separadas y distintas: deficiencia mental y retraso mental. Según esta nosología, la deficiencia mental se debe utilizar a menudo como término legal y significa un funcionamiento subnormal debido a causas patológicas; y el retraso mental debe reservarse para el funcionamiento subnormal debido a causas ambientales.

El término Oligofrenia (poca inteligencia) es de uso común en países socialistas como la Unión Soviética y Cuba, en los países escandinavos y en otros países de Europa occidental.

Los autores modernos están de acuerdo en que el término más ajustado es el de retardo, por cuanto ello implica que en el sujeto ha habido un retardo en su desarrollo y que no es una enfermedad o deficiencia irrecuperable total. Es decir en otros términos el concepto de retardo implica la posibilidad de una recuperación, una educación y rehabilitación, aunque ésta sea leve o parcial.

Según Kaplan y Sadock (1993) “la elección del término retardo mental refleja la designación mayoritariamente utilizada por todos los grupos profesionales” (p. 732).

Sin embargo, en estos últimos años, se ha venido usando (por influencia de la Escuela Conductista) el nombre de Retardo en el Desarrollo que de acuerdo a sus defensores, significa una desviación en el desarrollo psicológico. “El desarrollo retardado evoluciona a través de la acción de condiciones biopsicosociales que se desvían de lo normal en grados extremos; mientras más extremas sean las desviaciones, más retardado será el desarrollo” (Bijou, 1975, p. 248).

El término de Retraso psicomotor es con frecuencia mal empleado por referirse casi exclusivamente al aspecto motor; por ese motivo es preferible hablar de retraso en el desarrollo.

CLASIFICACION DEL RETARDO MENTAL

Se han realizado numerosos intentos de clasificación (Lewis, 1933; AAMD, 1961; OMS, 1978; CIE-10, 1992; APA: DSM-IV, 1994), observándose desacuerdo, ya que intentar sistematizar es una tarea difícil sobre todo en un campo todavía impreciso. En general, estas clasificaciones han sido efectuadas atendiendo al criterio psicométrico, social, pedagógico y clínico, y debe evaluarse todo ello conjuntamente (Vallejo, Bulbena y otros, 1985. Pág. 367).

1. CLASIFICACIÓN ANTIGUA DE R.M.

Alfred BINET, estableció una de las primeras clasificaciones de las deficiencias intelectuales, fijando el grado de desarrollo máximo en años de edad mental para el grupo de retardo mental:

CLASIFICACIÓN ANTIGUA DE R.M. NOMENCLATURA R.M.

NOMENCLATURA CI EM
DEBIL MENTAL so -7D 8-12 años

IMBECIL 20- se 3- 7 años

IDIOTA -de 20 -de 3 años

 

50-70

20-50

0-20

8-12 años

3-7 años

0-3 años

2. CLASIFICACIÓN SEGÚN LA OMS.

La Organización Mundial de la Salud(OMS) ha rechazado la antigua nomenclatura de Idiotas, Imbéciles y Débiles mentales, que encierra una acepción peyorativa frente a la persona y la familia; y clasifica al retardo mental de la siguiente manera:

CLASIFICACIÓN DE RETARDO MENTAL POR LA OMS

NOMENCLATURA CI
RETARDO MENTAL LEVE

R. M  MODERADO

R.M. SEVERO

R.M. PROOFUNDO

50 a 70

35 a 50

20 a 35

-de 20

3. CIASIFICACION SEGÚN LA DSM-IV.

El DSM-IV especifica cuatro niveles diferentes de retardo mental, los cuales se basan sólo en las puntuaciones de Cl. Los cuatro niveles y sus rangos de CI, medidos con las escalas Wechsler revisadas (WISC-R y WAIS-R), son 1) leve (puntuación de CI de 50-55 a 70), 2) moderado (puntuación de CI de 35-40 a 50-55), 3) grave (puntuación de CI de 20-25 a 35-40) y 4) profundo (puntuación de Cl por debajo de 20 o 25). Las habilidades sociales y vocacionales y el grado de adaptabilidad pueden variar mucho para la personas dentro de cada categoría.

 

CLASIFICACION DE RETARDO MENTAL POR LA DSM-IV (1994)

GRADO DE SEVERIDAD CI
R.M. LEVE

R.M. MODERADO

R.M. SEVERO

R.M. PROFUNDO

R.M. NO ESPECIFICADO

 

50-55 HASTA APROX. 70-75

35-40 HASTA 50 – 55

20-25 HASTA 35 -40

INFERIOR A 20 – 25

 

 

La categoría de Retardo mental de grado no especificado , es una categoría que puede utilizarse cuando exista una clara presunción de retraso mental, pero no sea posible verificar la inteligencia del sujeto mediante los tests usuales (p. ej. en individuos excesivamente deficitarios o no cooperadores, o en el caso de los niños pequeños).

4. CIASIFICACION SEGÚN lA CIE-10.

La CIE-10 ha adoptado una clasificación del retardo mental basada en criterios psicométricos; tal como se expone a continuación:

CLASIFICACIÓN DE RETARDO MENTAL DE LA CIE-10 (1992)

RETARDO MENTAL LEVE

RETARDO MENTAL MODERADO

RETARDO MENTAL GRAVE (SEVERO)

RETARDO MENTAL PROFUNDO

50-69

35 -49

20 -34

-de 20

5. CLASIFICACION SEGÚN EL PRONÓSTICO EDUCATIVO Y SOCIAL.

El retardo mental ha sido también clasificado desde un punto de vista educativo o pedagógico. El cociente intelectual del niño y su nivel de adquisiciones escolares determinarán su asignación a uno u otro nivel de aprendizaje. Esta asignación no debe tener un carácter rígido y definitivo, sino susceptible de ser modificado de acuerdo con la evolución del niño.

Según esta perspectiva, todos los individuos afectados de retardo mental se distribuyen en tres grupos:

l. “Educable”.- Niños con Cl de 50 a 70 que corresponde al RM Leve, que con una adecuada instrucción educativa y laboral pueden ser rehabilitados a la sociedad en trabajos manuales sencillos.

2. “Entrenable”.- o “susceptible de formación”, Su CI está comprendido entre 30 y 50. Puede ser beneficiado con un adiestramiento de autoayuda y en conocimientos prácticos sociales.

3. “Custodiable”.- “necesitado de constante protección”, su CI es inferior a 30. Son personas de las que nada puede esperarse de un programa educacional. Son llamados también custodiables.

CARACTERISTICAS EVOLUTIVAS DE LOS GRADOS DE RETARDO MENTAL

1. RETARDO MENTAL LEVE

Son personas que tienen el déficit intelectual más cercano a lo normal. Tradicionalmente se les llama educables y constituyen el 80% de los retardados mentales. Su edad mental oscila entre los 7 a 12 años de edad; y su CI está comprendido entre 50 y 69. Actúan casi normalmente.

En la edad preescolar (O a 5 años), pueden desarrollar habilidades sociales y de comunicación, presentando un mínimo retardo sensoriomotor. Las diferencias con el niño normal son poco notables durante los primeros años de su evolución, pero es en el inicio de la escolaridad cuando los padres comienzan a apreciar las diferencias existentes a través de las dificultades que el niño presenta. Retraso escolar de dos años si tiene menos de nueve años y de tres años si tiene más de nueve años, excepto si el retraso es debido a insuficiencias de escolaridad.

Características físicas

En apariencia, la salud general y el aspecto físico de los RM ligeros (o leves) no difiere perceptiblemente de la salud y el aspecto de sus coetáneos intelectualmente normales. Sin embargo, hay una correlación pero estadísticamente significativa entre el nivel intelectual y diversos índices del estado orgánico y de la salud (Culley y Jolly, 1963; Kugel y Mohr-1963).Todos los estudios muestran que la incidencia de defectos sensoriales y de discapacidades  motoras  es mayor, y las historias médicas de los retrasados mentales muestran una incidencia mayor de enfermedad y de defectos de desarrollo, en comparación con las personas de inteligencia normal o superior (Telford y Sawrey, 1973. Pág. 207). Aveces hay malformaciones: de orejas, dientes, paladar, etc.

Psicomotricídad

En la evolución psicomotora, Pie y Vayer observan Debilidad motora (signos de paratonía y cincinesias, entre otros). No aprecian diferencias-significativas en la coordinación general ni en la coordinación específica óculo-manual; tampoco en los trastornos de la lateralidad. En cambio, el equilibrio en relación con los trastornos 2_ost1Jr~s, la orientación espacio-temporal y las adaptaciones a un ritmo (especialmente precisión-rapidez) suelen ser dificultosos.

Lenguaje.

Algunos niños con RM. Leve se expresan utilizando palabras correctamente, sin trastornos en la articulación; pero, en otras, se crean retrasos intelectivos del lenguaje especialmente en los niños que presentan trastornos emocionales asociados. Como trastornos intelectivos propiamente dichos, se presentan disminución de la comprensión, pobreza de razonamiento y falta de auttocrítica. B. INHELDER observa las dificultades del pensamiento abstracto en los niños deficientes.

Aprendizaje.

En la edad escolar estos niños pueden alcanzar niveles aproximados de hasta 6to grado en la enseñanza primaria, aunque a un ritmo más lento que el normal. Muchos tienen problemas específicos en lectura y escritura. Se desarrollan a un ritmo aproximadamente inferior en 1/2 ó

3/4 al normal, y por lo general no se les identifica como retrasados hasta el jardín de infancia o en el primer grado, cuando se les enfrenta a materias académicas o se les somete a los tests para determinar su cociente de inteligencia. En la secundaria, presentan grandes dificultades en los temas generales, y necesitan de una enseñanza individual o especializada puede guiársele hacia la adaptación social.

Posteriormente, pueden alcanzar una adaptación social adecuada y conseguir aptitudes vocacionales que les permitan desenvolverse durante la adultez con cierta independencia. La mayoría de estas personas que se encuentran en los límites superiores del retardo mental leve, pueden desempeñar trabajos que requieran aptitudes de tipo práctico más que académicas, entre ellos los trabajos manuales semicalificados ( CIE -10, 1992).

Adaptación social

Los niños y adolescentes con RM Leve llegan a alcanzar independencia completa para el cuidado de su persona por ejemplo: comer, lavarse, vestirse. Trasladarse de un lugar a otro, etc.

Comportamiento:

En lo que se refiere al desarrollo emocional, estos niños presentan una mayor sensibilidad ante el fracaso y una baja tolerancia a las frustraciones, especialmente las afectivas. Tienen mayores dificultades en las relaciones con los otros niños y posteriormente en las situaciones sociales en general. Dificultad para solucionar sus conflictos adoptando conductas hostiles, inhibidas, etc. Sugestionable y crédulo. Defiende mal sus intereses. Problemas de adaptación.

En un contexto sociocultural en el que ponga poco énfasis en los logros académicos, cierto grado de retraso leve puede no representar un problema en sí mismo. Sin embargo, si existe también una falta de madurez emocional o social notables, pueden presentarse consecuencias del déficit, por ejemplo, para hacer frente a las demandas del matrimonio o la educación de los hijos o dificultades para integrarse en las costumbres y expectativas de la propia cultura.

Sexualidad

El desarrollo y maduración sexual de los adolescentes con retardo mental leve es igual que la de los adolescentes con cociente intelectual normal. Pueden casarse, generalmente con mujeres de CI más alto que el suyo, y tener hijos. Son capaces de asimilar sin dificultad la información científica sobre sexualidad y están en condiciones de asumir responsabilidad frente a sus actos sexuales. Se les puede enseñar temas referidos a la fecundación como: coito, nacimiento del hijo, familia, medidas anticonceptivas, etc. (Jácobo, 2002)

En general, pueden necesitar supervisión, orientación y asistencia, especialmente en situaciones de estrés social o económico (DSM-IV).

2. RETARDO MENTAL MODERADO

Son sujetos que en su mayoría presentan deficiencias declaradas de malformaciones o daño cerebral (Sarason, 1990). Su edad mental oscila entre 3 y 7 años de edad; su CI oscila entre 35 a 49. Corresponde a la categoría educativa de los entrenables, constituye un 12% de los retardados mentales.

El niño o adolescente con RM Moderado a diferencia del RM profundo es capaz de protegerse de peligros comunes (agua, fuego, cruzar la calle, etc.). Durante la edad preescolar puede hablar o aprender a comunicarse, es torpe en sus relaciones sociales; presenta un desarrollo motor en que frecuentemente se aprecian limitaciones; se benefician del entrenamiento para su auto protección y puede manejarse con una supervisión moderada.

Rasgos clínicos

Presentan dismorfias. Síndromes neurológicos graves pero no con la frecuencia ni la intensidad de los profundos. Suele presentarse el Síndrome de Dupré, dificultades motoras gruesas y finas, debilidad en el tono muscular (hipotonía), no pueden correr, caminan estilo pato; su locomoción es dificultosa, se asocia a epilepsia, hemiplejía, en general a trastornos neurológicos.

Memoria

Se olvidan fácilmente. Algunos poseen cierta capacidad de memoria y otros la tienen muy desarrollada, pero, sólo para algunas cosas. La memoria que poseen es de tipo mecánico.

Lenguaje

Llegan a hablar y aprenden a comunicarse de formas diversas, aunque les es difícil expresarse con palabras y utilizar formulaciones  verbales correctas. Su vocabulario es limitado, pero, en ocasiones, cuando el ambiente es suficientemente acogedor y sugerente, el niño puede ampliar sus conocimientos de lenguaje y expresión hasta extremos realmente sorprendentes.

Psicomotor

La evolución del desarrollo psicomotor es variable, pero frecuentemente está alterado.

Afectividad

Es elemental: a veces son muy afectuosos y otras ocasiones presentan estados de cólera sin causa adecuada a esa reacción.

Aprendizaje

El niño retrasado mental entrenable se desarrolla a una media de 1/3 a 1/2 del ritmo normal; siéndole inalcanzables, por tanto, los estudios académicos formales. No es probable que superen un nivel de 2do a 3ero. de primaria en asignaturas académicas. Sin embargo, la mayoría de ellos poseen el potencial necesario para las destrezas de lectura y escritura funcionales, como un medio más de comunicación. Pueden aprender a viajar solos a lugares conocidos. Mientras que al niño de nivel educable no se le detecta con frecuencia hasta que no se le enfrenta al trabajo académico, al joven entrenable lo identifican ya los padres o el pediatra durante la primera infancia, debido al severo desfase de su desarrollo.

Competencia social

Comportamiento: a veces indiferente y apático; otras cariñoso y dócil. Reacciones antisociales. Gran impulsividad instintiva afectiva.

Insuficiente integración de control voluntario. Socialmente, se manejan con dificultades, aunque en un grupo estructurado pueden desenvolverse con cierta autonomía.

En el aspecto social-vocacional el retrasado mental moderado presenta problemas de adaptación e integración social: es torpe en sus relaciones sociales, es lento en elaborar tolerancia a la frustración, presenta problemas emocionales. Algunos pueden ser más o menos autosuficientes (vestirse, comer, barrer, tender su cama, etc.), pero siempre requieren de vigilancia, esos adelantos los obtienen gracias al entrenamiento que se les brinda. Durante la adolescencia sus dificultades para reconocer las conversaciones sociales pueden interferir en las relaciones con otros muchachos o muchachas.

Sexualidad

Los adolescentes y jóvenes con retardo mental moderado tienen mucha tendencia a comportarse de forma infantil, es decir que su edad cronológica y su edad de maduración emocional no van a la par, por eso aunque se comportan como niños no nos debe sorprender que ellos tengan necesidades sexuales, eso quiere decir que toda su organicidad es normal, sus emociones y su maduración sexual, es frecuente que como todo adolescente se enamora.

A este grupo se le debe dar educación sexual, son capaces de entender cómo se concibe un hijo, qué es la menstruación y cómo manejarse con ella, ellos aprenden también que la masturbación debe ser una conducta privada. Se le puede enseñar a que no abusen de los otros y que ellos deben aprender a cuidarse de una situación de abuso sexual. Es poco probable que se casen (Jácobo, 2002)

Laboral

En la edad adulta en su mayoría son capaces de realizar trabajos no calificados o semi-calificados siempre con supervisión o en talleres protegidos (DSM-IV). Necesitan tutela y vigilancia constante. No es educable. Sólo capaz de tareas rutinarias simples.

La meta que debe fijarse para los retrasados mentales moderados es el incremento de la autoayuda de las destrezas sociales y de comunicación oral para vivir y trabajar en un entorno protegido.

3. RETARDO MENTAL GRAVE (O SEVERO)

El grupo de personas con retardo mental severo (o grave) incluye el 7% de los individuos con retardo mental. Alcanzando un C.I. de 20 a 34.

Este tipo de retardo se evidencia ya en las primeras semanas de vida, aunque los niños afectados no presenten características morfológicas especiales (excepto los niños con Síndrome de Down). Su desarrollo físico es generalmente normal en peso y estatura; no obstante, muestran, por lo general, una total hipotonía abdominal y, consecuentemente, leves deformaciones torácicas con frecuentes escoliosis (desviación lateral de la columna vertebral). Suelen tener insuficiencia respiratoria (respiración corta y bucal), permanentes mucosidades en la nariz y posibilidad de apnea (suspensión transitoria de la respiración).

Psicomotricidad

En el periodo preescolar existe un marcado déficit motor o de la presencia de otros déficits que indica la presencia de un daño o anomalía del desarrollo del SNC, de significación clínica. Como conductas motrices alteradas están la marcha, el equilibrio, la coordinación dinámica y grandes dificultades de relajación. La paratonía es muy evidente, y las cincinesias, numerosas. No es generalmente capaz de beneficiarse del entrenamiento encaminado a hacerlo valerse por sí mismo; existe poca o ninguna capacidad de comunicación.

Lenguaje

En la edad escolar estos niños pueden realizar algunas adquisiciones verbales, pero su lenguaje es muy elemental. El vocabulario es muy restringido; la sintaxis, simplificada, y suelen presentar trastornos distónicos. La mayoría de ellos tienen considerables dificultades en la coordinación de movimientos, con defectuoso control de la respiración y de los órganos de fonación. La lengua y los labios carecen de la necesaria movilidad, la articulación de los fonemas es errónea o débil.

Consiguen hablar y aprenden a comunicarse, en cuanto a su personalidad las diferencias individuales son muchas, aunque son características comunes los estados de agitación y cólera súbita, alternando con la inhibición y los cambios bruscos e inesperados del estado de ánimo. Son frecuentes las situaciones de angustia generalizada. En estos casos necesitan constantemente pedir ayuda o protección.

Competencia social

Pueden aprovechar el entrenamiento encaminado a conseguir cierta independencia y auto manutención. Consiguen desarrollar capacidad de autoprotección frente a los peligros más comunes, a un nivel mínimo útil, en un ambiente controlado. Pueden adquirir hábitos de aseo e higiene. En la edad adulta podrán realizar trabajos mecánicos y manuales simples bajo una total supervisión.

4. RETARDO MENTAL PROFUNDO

El grupo afecto de retardo mental profundo incluye aproximadamente el 1% de las personas con retardo mental. El cociente intelectual en esta categoría es inferior a 20 y con una edad mental no mayor a tres años; lo que significa en la práctica que los afectados están totalmente incapacitados para comprender instrucciones o requerimientos o para actuar de acuerdo con ellas. No pueden cuidarse de sí mismos ni defenderse de los peligros más comunes.

Rasgos clínicos

Los niños retrasados profundos suelen presentar algún tipo de malformaciones cefálicas o faciales. Normalmente, el origen de estos déficits es de tipo orgánico, y su su etiología es conocida, aunque no reversible. Este estado se caracteriza por la persistencia de los reflejos primitivos, con una falta de maduración que deja al niño en un estado protopático, primitivo. La mayoría de los trastornos bioquímicos y genéticos se dan en este grupo de retrasados.

Rasgos físicos

Estos niños presentan en común ciertas características físicas, que consisten en hirsutez (excesiva cantidad de pelo en el cuerpo), crecimiento retardado de los huesos, microcefalia (pequeñez anormal de la cabeza), dientes malformados o displásticos, clinodactilia (encorvamiento medial o lateral de los dedos de la mano y el pie) y braquidactilia (acortamiento de esos mismos dedos).

Aprendizaje

Durante los primeros años, y hasta la edad escolar, los niños afectados por este déficit desarrollan una mínima capacidad de funcionamiento sensoriomotor.

Psicomotricidad

Su psicomotricidad es rudimentaria. La mayoría tienen una movilidad muy restringida o totalmente inexistente, no controlan esfínteres (frecuente incontinencia urinaria y fecal).

Lenguaje

No hablan o su lenguaje es muy rudimentario; algunos se comunican por gemidos, gritos, balbuceos.

Competencia Social

Poseen una muy limitada capacidad para cuidar sus necesidades básicas y requieren ayuda y supervisión constantes. Requieren ayuda para comer. Rudimentaria afectividad: comportamientos instintivos desordenados. Necesitan ser cuidados siempre: por eso se les llama custodiables.

SEGUIN los definía diciendo que eran individuos “que no saben nada, que no pueden nada y que no quieren nada”.

CLASIFICACION Y CARACTERISTICAS DEL RETARDO MENTAL

 

NIVELES

 

EDAD PRE ESCOLAR

0 A 5 AÑOS

MADURACION Y DESARROLLO

 

EDAD ESCOLAR

6 A 21 ANOS 21 ANOS INSTRUCCION Y EDUCACION

 

ADULTEZ

21 AÑOS

ADECUACION

LEVE

 

Puede adquirir destrezas sociales y comunicación mínima en el área sensitivo motoras, raramente se le distingue del normal hasta una edad posterior, tarda más que otros niños en aprender a caminar, hablar y alimentarse.

 

Puede aprender destrezas escolares

hasta aproximadamente el nivel de

sexto grado (especial) al final de la

adolescencia puede adquirir destrezas

prácticas, lectura y aritmética, su

adaptación social es aceptable

Capaz de adecuación social y vocacional, con educación e instrucción apropiados. Frecuentemente necesita supervisión y guía en situaciones de fuerte tensión social y económica.
MODERADO

 

Retraso notable en el desarrollo motor, puede adquirir destrezas sociales y comunicación mínima, retardo en áreas sensitivas motoras, responde el entrenamiento de varias actividades de cuidado propio.

 

Puede aprender destrezas  académicas funcionales,  comunicación sencilla, hábitos de  salud, seguridad y destrezas  manuales. Puede realizar tareas simples bajo condiciones protegidas. Viajan solos a  lugares conocidos, generalmente no  son capaces de mantenerse a sí mismos.
SEVERO

 

Desarrollo motor elemental. Es mínimo el lenguaje, generalmente incapaz de aprovechar el adiestramiento en el cuidado de sí mismo, poca o ninguna destreza para la comunicación.

 

Puede hablar o aprender a  comunicarse, puede ser adiestrado en  hábitos sanitarios elementales, no puede aprender destrezas académicas funcionales, obtiene provecho de la instrucción de hábitos sistemáticos.

 

Puede realizar actividades de rutina repetitiva, necesitan continua dirección y supervisión en ambientes protegidos.
PROFUNDO

 

Retraso general, capacidad mínima

para actuar en áreas sensorio motrices, asistencia permanente.

 

Hay algún desarrollo motor, no  puede aprovecharse del  adiestramiento para ayudarse así  mismo, necesita cuidado total.

 

Algún desarrollo motor y de lenguaje, totalmente incapaz de mantenerse así mismo, necesita cuidado completo y supervisión.

 

PSICOPATOLOGIA DEL RETARDO MENTAL

l. EL SINDROME DE DOWN O MONGOLISMO

El síndrome de Down es una alteración congénita, causada por una anormalidad de los cromosomas y caracterizada por retardo mental y un aspecto físico peculiar (Quiroga de Michelena, 1982). Su nombre proviene del Dr. Langdon Down {1820-1890), quien enumeró los síntomas que describen a este caso de retardo. El Dr. Langdon Down llamó a estos niños originalmente mongólicos, por causa de los rasgos faciales que según sus observaciones, se asemejaban a la raza mongólica.

Toda persona con Síndrome de Down tiene el material genético correspondiente a tres cromosomas número 21 (en vez de dos, que es lo normal). Desde el punto de vista de la conformación cromosómica hay tres formas diferentes de presentación de la trisomía 21: Trisomía libre, Translocación y Mosaicismo. Aunque el cuadro clínico es el mismo, el tipo de anomalía cromosómica presente influye en el riesgo de recurrencia. El cromosoma adicional causante del síndrome de Down, tiene la forma y el tamaño de los cromosomas del par 21; por eso se dice que el síndrome de Down es un trisoma (tres cuerpos) en el cromosoma 21.

La información que porta este cromosoma adicional desempeña un papel determinante en las características del individuo y afecta de manera decisiva el curso de su vida, ya que origina un desequilibrio genético que altera el curso normal del desarrollo del niño (Ortega,

1997. Pág. 27).

SINTOMAS

A continuación se da una lista de rasgos físicos y psicológicos más frecuentes del niño con síndrome de Down:

A. CARACTERISTICAS FISICAS

El aspecto físico del niño con síndrome de Down es tan característico, que el médico que lo recibe en el momento de nacer puede, en la mayoría de los casos, hacer el diagnóstico antes de que el bebé deje el hospital.

a). Generales:

– Hipotonía muscular

– Movimientos poco precisos e incoordinados.

– Aspecto general tosco.

– Talla frecuentemente reducida.

– Hipoactividad.

b) Piel:

Gran número de anomalías cutáneas

Piel seca, gruesa, áspera irritándose con gran facilidad sobre todo en las mejillas.

Exceso de tegumento en el cuello, hombros, muñecas y tobillos.

e) Cabeza:

La cabeza del bebé es en general más pequeña y se ve ancha y aplanada, pues tanto la parte posterior (occipucio) como la cara son planas; las fontanelas se cierran más tardíamente de lo habitual, el cabello es fino, lacio, oscuro y casi siempre escaso. La cara es redonda.

Los pabellones auriculares son pequeños, algo prominentes y con implantación más baja de lo común. El cuello es corto y ancho; puede tener pliegues en la nuca, lo que da la impresión de que la cabeza está unida al tronco.

d) Ojos:

Ojos oblicuos, estrechos y falta de pliegues en los párpados.

Fisuras palpebrales oblícuas y estrechadas hacia fuera.

Epicantus: pliegue dérmico supraparpebral que tapa el canto o borde externo del ojo.

Manchas de Brushfiei en el iris (moteado blanquecino).

Miopía.

Astigmatismo miópico.

Nistagmos: movimientos incontrolados de los ojos.

e) Nariz:

La nariz pequeña y chatita.

Aplanamiento del dorso de la nariz.

Menor desarrollo de los huesos nasales.

Dificultades respiratorias: trastornos pulmonares, vegetaciones adenoideas muy desarrolladas.

f) Boca:

Boca pequeña y frecuentemente abierta por las dificultades y por la hipotonía de los músculos mandibulares.

Los labios suelen ser gruesos, secos y con fisuras.

La lengua, de forma redondeada, suele parecer grande y en muchos casos sale de la boca (Macroglosia), presenta fisuras y las papilas gustativas están crecidas.

La voz es gutural y grave, hecho favorecido en parte por la hipotonía de las cuerdas vocales; esto mismo origina que el niño tenga problemas de fluidez y de articulación en el lenguaje.

g) Dentición:

La dentición se inicia tardíamente, entre los 9 y los 20 meses de edad; es usual que se complete al llegar a los 4 o 5 años.

Dientes pequeños, en clavija, con alteraciones sobre todo en el esmalte.

h) Orejas:

– Las orejas pequeñas, redondeadas o algo enrolladas.

i) Tronco:

– Abdomen distendido y prominente.

– Hipotonía de la pared abdominal.

j) Genitales y caracteres sexuales:

-Varones

– Pene poco desarrollado (micropene)

– Criptorquidia al nacimiento (27%).

– Vello axilar, pubiano y facial disminuido.

– La libido está disminuida y se supone que son estériles.

-Mujeres:

– La Menarquia se retrasa y es irregular

El vello púbico es escaso y lacio.

– Los pechos se desarrollan poco.

– La Libido está ligeramente disminuida.

Algunas mujeres pueden reproducir con un 50% de probabilidades de tener nuevamente un niño mongólico.

k) Manos y pies:

Manos pequeñas y redondas.

Dedos cortos.

Dedo meñique que tiene sólo dos falanges y es algo curvo (clinodactilia); a veces una sola línea horizontal en la palma.

Los pies son pequeños y redondeados. Tienden a ser planos y presentar desviaciones (pie plano vago).

– Pliegues tranversales en las manos.

Separación marcada del primer y segundo dedos del pie

B. CARACTERISTICAS PSICOLOGICAS.

l. Aptitudes cognitivas:

El funcionamiento cognitivo de estos niños está profundamente alterado. Los mecanismos de la memoria, de la atención, del pensamiento, del lenguaje, de la lógica, de la reflexión, etc., pueden estar profundamente alterados, lo que explica la aparición de un retraso mental constante con intensidad variable.

De retardo mental leve (CI, 50 a 70) a moderado (Cl, 35 a 50) y sólo ocasionalmente a severo (CI, 20 a 35). (La media de los niños normales se sitúa entre 90 y 110).

A la edad de adolescentes y adultos la limitación intelectual es evidente; si bien existen amplias variaciones. Lo esperable “en promedio”, es que estas personas sean capaces de cuidar de sí mismas en todos los aspectos de higiene y vestido, de movilizarse sólas en transportes públicos, hacer encargos y compras sencillas, realizar trabajos domésticos o artesanales, de jardinería; leer, escribir, sumar y restar con cierta dificultad; responde al condicionamiento positivo.

2. Rasgos Afectivos y sociales.

Son muy sociables, simpáticos y alegres.

Nunca hemos visto a un niño con síndrome de Down agresivo, sin embargo, como cualquier otro pequeño reacciona conforme

a la manera como se le trata.

Están llenos de afecto y son sumamente agradecidos.

Disfrutan de diversiones simples, adecuadas a su temperamento: paseos, cines, reuniones familiares.

Tiene facilidad sorprendente para imitar y para la música; esta aptitud, aunada a su sentido del humor, los hace particularmente graciosos.

Son perseverantes en extremo. Esta característica puede ser aprovechada para capacitarlos en el desempeño de un oficio.

Aprende juegos con facilidad.

Entre sus grandes gustos están la comida, la música y el baile; tienen facilidad para seguir el ritmo y para tocar instrumentos musicales. Les gusta el dibujo y la pintura.

Son sensibles al rechazo.

2. Algunos aspectos de personalidad.

a) Con frecuencia presentan Personalidad Pasivo-dependiente (docilidad y obediencia).

b) Tendencia a ser fácilmente influenciables, corren el riesgo de ser manejado por adultos psicópatas y estar en situaciones complejas y/o dolosas. Siempre requieren apoyo y supervisión.

e) También presentan tendencia al negativismo y la oposición, especialmente cuando las condiciones ambientales no son del mejor trato.

d) La tendencia al buen humor y la afabilidad, que con bastante frecuencia se presenta debe ser estimulada y enriquecida.

OTRAS ANOMALIAS EN NIÑOS CON SD.

Es importante reconocer que aproximadamente el 50% de estos niños tendrán malformaciones cardiacas, Leucemia (-de 1 %), sordera (75%), otitis media serosa (50 a 70%), atresias gastrointestinales (12%), enfermedades oftalmológicas (60%), incluye cataratas (15%) y errores de refracción severos (50%), dislocación adquirida de cadera (6%) y enfermedad tiroidea (15%).

Sexualidad y Síndrome de Down

Según los especialistas, el desarrollo psicosexual en el SO sigue la misma secuencia que en las personas normales sólo que es más lento.

Casi nunca se casan, porque su madurez no es suficiente para desearlo. En primer lugar, el temperamento es infantil y el impulso sexual parece estar disminuido. Se cree que.1os varones son estériles, y en todo caso no se ha sabido que hayan procreado. Algunas mujeres con SD sí han tenido hijos, pero casi la mitad de ellos (50%) tiene también SO. Este riesgo elevado hace poco recomendable la maternidad en estos casos (Quiroga de Michelena, 1982. Pág. 43).

EPIDEMIOLOGIA

Se presenta en uno de cada 600 ó 700 recién nacidos y esta cifra

no parece haber variado en las últimas décadas ( Wunderlich,1972; Ey, 1975; Lambert, 1982; Ortega, 1997; I Congreso Internacional y

III Jornada de Síndrome de Down: Noviembre del 2002. Lima-Perú).

El Síndrome de Down representa el 1% de todas las enfermedades mentales, sin embargo el 50% a 70% de estos niños son los que ingresan a escuelas de educación especial.

La frecuencia de alteraciones cromosómicas en recién nacidos vivos es como sigue:

ANORMALIDAD AUTOSOMICA FRECUENCIA

 

Trisomía 21 (Síndrome de Down)

Trisomía 18

Trisomía 13

1 en 600- 700

1 en 5,000

1 en 15,000

 

El Síndrome de Down por traslocación comprende un riesgo de recurrencia en niños que puede alcanzar hasta un 20%.

ETIOLOGIA

Existen en las páginas de la historia del Síndrome de Down, una gran variedad de factores etiológicos con sus respectivos representantes, quienes pretendieron explicar el origen de la enfermedad:

 

FACTORES AUTORES

 

Sexo

Edad avanzada de  los progenitores

Abortos frecuentes

Medios anticoncepcionales

– Rosanoff, Handy, Brushfield, Scheen Bleyer, Ooxiades y Portius.

– Turpin, Caratzal.

– H. Orel,  Scheen, Turpin y Caratzal.

– Lenz, Hurler, Doxiades, Portius.

Hasta que en 1958 y 1959, Penrose, Turpin, Leujenne y otros, llegan a la determinación de la aberración cromosómica de la afección a través del descubrimiento de un cromosoma supernumerario autosómico en posición 21.

Se han apuntado diferentes factores que pueden predisponer al síndrome de Down:

a) Factores Intrinsecos:

Herencia:

Hijos mongólicos nacidos de madres mongólicas (probabilidad 50%) .

Casos de traslocación (1 a 2%).

Transmitido por herencia (cuando uno de los padres aunque fenotípicamente normal -fisica, intelectual, orgánico- presenta una estructura cromosómica en mosaico).

Edad de la Madre:

El nacimiento de un niño mongólico es más frecuente a medida que aumenta la edad de la madre, especialmente, después de los 35 años.

¿Por qué aumenta con la edad de la madre el riesgo de tener un hijo con el síndrome de Down?

Los científicos tienen varias teorías para explicar el aumento del riesgo. Las mujeres nacen con todos los óvulos necesarios para tener hijos. Cuando la mujer alcanza los 35 años, sus óvulos tienen también 35 años. Algunos científicos creen que al igual que muchas personas empiezan a notar una reducción en ciertas funciones corporales, lo mismo ocurre con los óvulos.

Por otra parte, dado que el óvulo de una mujer de más de 35 años ha estado en su ovario durante tanto tiempo, algunos científicos creen que el óvulo es más probable que haya estado expuesto a fuerzas físicas o químicas tales como las radiaciones, que han podido dañar el material genético del óvulo.

b) Factores Extrínsecos:

– La exposición de radiaciones (Rayos X y otros).

– La ingestión de drogas

– La contaminación.

– Efecto genético de los virus (tumores malignos).

– Agentes químicos mutágenos.

– Agentes inmunobiológicos.

– Deficiencia Vitamínica, especialmente vitamina A.

– Desorden tiroideo de la madre.

DIAGNOSTICO – EVALUACION

El diagnóstico ha de ser médico, por una parte, con un estudio de cariotipo, observación de rasgos físicos y registro; y psicopedagógico, por otra, a base de la entrevista con los padres, comunicación del diagnóstico a los padres; Anamnesis personal, familiar, pruebas estandarizadas y de observación con el fin de evaluar las posibilidades educativas del niño.

Se ha de evaluar, especialmente:

– Inteligencia (WPPSI, WISC-R)

– Psicomotricidad.

– Pensamiento cognitivo y potencial de aprendizaje.

– El lenguaje (comprensivo y expresivo).

– Personalidad y socialización (BAS 1 y 2).

La evaluación del c9ciente de desarrollo es una de las partes a considerar dentro de la evaluación psicológica del niño con SINDROME DE DOWN. La evaluación psicológica busca el conocimiento y comprensión del niño como persona en el medio en el que se desenvuelve para poder atenderlo adecuadamente y señalar las necesidades que deben ser satisfechas desde los primeros meses de vida a fin de lograr una personalidad sana y feliz.

TRATAMIENTO

El tratamiento psicopedagógico es esencial. Se ha comprobado que la estimulación temprana da excelentes resultados en todos estos niños. Por tanto, hecho el diagnóstico primero será muy conveniente confeccionar programas de estimulación temprana que los propios padres, a ser posible, aplicarán en sus domicilios.

En los recién nacidos, el objetivo es brindar una orientación básica de Rehabilitación Física precoz en estos niños. Los lineamientos de la Rehabilitación Inicial van dirigidos a:

– Controlar su postura.

– Desarrollar la percepción.

– Mejorar la condición orofacial.

Terapia del Lenguaje.

Cuando nace un bebé con SO, nadie sabe a ciencia cierta qué áreas se encuentran comprometidas, pues es difícil determinarlo y por ello no debemos perder ni un minuto para iniciar una estimulación temprana del lenguaje.

Los problemas más frecuentes que encontramos en niños con SO, relacionados al lenguaje, se presentan en: adenoides, paladar, amígdalas, audición.

Lograr que el bebé desarrolle un lenguaje interno, donde su nivel comprensivo se vea favorecido, mediante un constante diálogo con el bebé, conversarle, contarle lo que está pasando a su alrededor, narrándole lo que vamos haciendo con él, etc. No debemos de olvidar que el aspecto de afectividad en este diálogo con el bebé ayudará de forma visible a desarrollar una comunicación adecuada.

El objetivo que persigue la terapia del lenguaje en los niños con SO es el de mejorar la inteligibilidad del lenguaje no solo en articulación sino como un sistema que representa el conocimiento del mundo por el niño.

El trabajo psicológico

La orientación y ayuda a los padres es, también, de gran importancia. Sobre todo en un principio se deberá ayudar para la aceptación de su hijo y orientarles en las posibilidades educativas. La ayuda psicológica es muy importante; desde el principio se debe orientar a que el bebé con Síndrome de Down, no es un enfermo ni tiene porque estar aislado, dar a los padres la información más amplia y

reciente sobre el SO que no deben sentirse culpables ni culparse uno al otro, que deben aprender a aceptar a su hijo tal como es, tratando de hacer frente a los problemas según se presenten, que procuren entender que algunas personas pueden tener mayor o menor habilidad para expresarle su empatía y sentimientos acerca de su bebé.

A pesar de que usualmente presentan un retardo en el desarrollo físico y mental, estos niños pueden llevar una vida prácticamente normal si se les estimula correctamente a temprana edad; son niños con conducta cariñosa y servicial, muy alegres y a la vez muy emotivos y sensibles.

El objetivo del asesoramiento psicológico a padres con hijo con SD es brindar consejería y labor psicológica que faciliten la comprensión y afrontamiento del Diagnóstico del desarrollo evolutivo y del crecimiento del niño con SD. La Metodología a utilizar es la siguiente:

l) Entrevista (Conocimiento del Síndrome); 2) Evaluación psicológica;

3) Terapias: de Pareja (padres); Familiar (ayudar a los padres para que logren una óptima comunicación entre sus hijos y asimismo lograr la participación de los abuelos, tíos, acercar a la familia); Grupal (dirigido a padres que se beneficiarán de sesiones de problemas).

El niño Down es un pequeño que requiere un poco más de amor por parte de sus padres y de sus hermanos.

Educación laboral

El objetivo principal que se persigue lograr en un programa de rehabilitación integral es incorporar a las personas especiales a su medio ambiente social y laboral, teniendo en cuenta que, del grado de productividad que exhiba esta persona dependerá la valoración que sobre ella hará su comunidad.

La situación de empleo y la experiencia nos ha llevado a la conclusión de que los Talleres Protegidos son una opción para lograr la capacitación e integración de la persona con discapacidad a la sociedad como persona útil y productiva.

La Musicoterapia

El trabajo Músico terapéutico permite encarar de una manera integral los déficits que puedan presentarse en el proceso-de” desarrollo· de estos niños con “necesidades especiales”, co-ayudando la educación del niño en la escuela.

A nivel médico

Se está estudiando el Síndrome de Down para determinar el o los genes principales, responsables de las manifestaciones del síndrome y modificarlos pero por el momento, a pesar de todos los avances logrados no existe una intervención a nivel de genes.

A pesar de estos aspectos, que podemos llamar negativos, la calidad de vida del paciente, su posibilidad de progreso ha mejorado de manera importante en los últimos años. El niño, el joven y el adulto se pueden integrar a su familia, a la sociedad y este es un logro de todos los profesionales que intervienen en su rehabilitación y una esperanza para el futuro.

PROGRAMA DE ESTIMULACION TEMPRANA PARA NIÑOS CON SINDROME DE DOWN DE O A 6 AÑOS

l. Principalmente, la intervención comienza con la información, el apoyo y el asesoramiento a las familias; motivándolas a colaborar y participar en los objetivos que se vayan a desarrollar en el programa.

2. Se les propone utilizar situaciones y objetos de la vida diaria que motiven e inciten al niño a interactuar en la vida familiar.

Se insiste en hacerles partícipes de las actividades familiares, para que puedan fomentar y desarrollar la capacidad de generalización y la iniciativa del niño con SD.

3. Es importante que, dentro del ámbito familiar, se dé un uso funcional a todo lo que el niño va aprendiendo en las sesiones; poner en práctica lo que aprende, para mejorar en su autonomía personal y para enriquecer su juego.

4. Pretendemos en nuestras sesiones de estimulación precoz sean un espacio – tiempo de investigación, donde el niño busque activamente las estrategias para solucionar los problemas que le planteamos.

5. La sesión es un medio organizado de aprendizaje activo que incrementa la posibilidad de que el niño pueda investigar, probar, buscar y encontrar alternativas de juego y estrategias de solución ante los problemas que se le presenten; en definitiva, aprender.

En los programas individuales debemos tener en cuenta que:

a. No sobrepase las posibilidades que el niño tiene en sí para acceder a él.

b. Le motive lo suficiente para convertirlo en alguien que participa activamente y que lleva la voz cantante en la sesión.

Para conseguir esto, tenemos que saber no sólo las necesidades del niño sino sus campos de interés y sus deseos. Sólo le enseñaremos aquello que él nos permita. No es una caja donde podemos ir guardando todo tipo de aprendizajes; es una persona que tiene gustos, deseos, sentimientos y que necesita de nosotros para poner los aprendizajes a su nivel y en su entorno.

2. FENILCETONURIA

Es un trastorno genético en el metabolismo de los aminoácidos aromáticos dependiente de una deficiencia de la fenilalanina hidroxilada hepática. Es un trastorno hereditario y se manifiesta en la lactancia o la primera infancia.

Los signos de este trastorno genético son: cabello rubio, ojos azules, piel extraordinariamente clara (deficiencia pigmentaria), predisponiendo a la foto sensibilidad y al eczema, orina de color y olor peculiar, olor corporal distintivo, retardo en el desarrollo mental.

3. HIDROCEFALIA (agua en el cerebro)

Consiste en una acumulación excesiva del líquido cefaloraquideo en los ventrículos del cerebro (forma interna) o en la parte externa del mismo, entre las meninges (forma externa), que provoca el aumento del volumen del cráneo, prominencia en la frente, atrofia cerebral, retardo mental y convulsiones. Si es descubierto y detenido temprano, el retardo puede ser leve, aunque muchas veces la hidrocefalia que ha sido detenida puede reactivarse a casi cualquier edad.

La hidrocefalia se produce por dos mecanismos:

a. Producción excesiva de líquido cefaloraquídeo.

b. Menos absorción de líquido cefaloraquideo (lo más frecuente).

El niño hidrocefálico tiende a ser tranquilo y pasivo. La sordera, ceguera y convulsiones suelen acompañar esta condición. La inteligencia del hidrocéfalo puede ir desde el RM. Profundo, hasta la inteligencia superior. Un ligero grado de hidrocefalia, que se detiene a tiempo. No se opone a una inteligencia normal o superior (Telford y Sawrey, 1973. P. 237).

4. MACROCEFALIA

Es una malformación del cerebro, que muestra alargamiento del cráneo, cuya parte posterior ofrece un volumen exagerado. El volumen del cerebro está aumentado. Presentan estas personas trastornos visuales, auditivos y retardo mental.

La macrocefalia difiere de la hidrocefalia en que constituye una deformación del mismo cerebro; en tanto que la segunda es una acumulación de líquido que ha causado una destrucción cortical.

5. MICROCEFALIA

Los niños microcéfalos se caracterizan por tener el cráneo pequeño y cónico, la mandíbula inferior retraída y el cuero cabelludo a veces suelto o arrugado. Los individuos son de pequeña estatura, pero no enanos, con la columna vertebral curva. La apariencia de los microcéfalos es a menudo similar a la de los monos y presentan retardo mental.

6. ACROMEGALIA-GIGANTISMO

Es una enfermedad crónica causada por la hiperfunción de la adenohipófisis, ocasionando un exceso en la secreción de la hormona del crecimiento, viendo las características más saltantes: el agrandamiento de los huesos y partes blandas de las manos, pies y cara. Estos casos presentan retraso mental.

7. CRETINISMO

Es un tipo de retardo mental causado por un hipotiroidismo muy grave en la primera y segunda infancia caracterizada por una ausencia más o menos completa de las facultades intelectuales, detención del desarrollo corporal y paralización de diversas funcione_s tanto físicas como somáticas. Resulta de la insuficiencia del tiroides que causa daño irreversible eh el sistema nervioso central.

Algunas de las características más obvias son: falta de crecimiento cabeza grande, miembros cortos, torpeza mental y física, apatía, cuero cabelludo espeso y cabello grueso, cara redonda, frente baja, ojos muy apartados, nariz ancha y achatada, nuca corta y gruesa, lengua gruesa y saliente, piel amarilla y tono muscular disminuido.

Muchas veces es difícil diferenciar al cretino del mongólico. Sin embargo, durante los primeros pocos meses de vida, el cretinismo es susceptible de tratamiento, mientras que el mongolismo no lo es.

INCIDENCIA DEL RETARDO MENTAL

La incidencia de este problema es bastante variable, en función de los métodos utilizados y de los criterios diagnósticos adoptados. Binet y Simon, en 1907, encontraron en Francia un porcentaje de deficientes mentales del 1% para los niños y del O, 9% para las niñas. Akerson, en Suecia, en el año de 1961, encontró un porcentaje de retardo mental dell, 7% para la población general y del3,5% para las edades entre siete y catorce años. Por su parte, Cytryn y Lourie (196 7), en Estados Unidos, encontraron una incidencia del 3% en la población general. De acuerdo con un amplio informe de la OMS, publicado en 1968, los retrasados mentales constituyen del 1 al 3% de la población mundial. Las Naciones Unidas, en 1981, comunicaba que entre el 1 y el 4% de la población adulta del planeta sufría de retardo mental, estimándose en un cálculo prudente, que el número total rondaba los 40 millones de personas. Según Ajuriaguerra y Marcelli (1987), la frecuencia global del retardo mental entre los niños de edad escolar es 1,5 a 5,5%. Alemania 2. 6%, en estudios hechos en las grandes ciudades. Francia del l. 5% al 8.6%, según las distintas edades. En Chile, este porcentaje aumenta a un 4,3% (según datos del Ministerio de Educación).

En general se concluye que del2,5 al 3% de la población general tiene retardo mental (Calderón, 1998. Pág. 206). Una revisión reciente de estudios de predominio confirmó de manera general esta distribución (Fryers, 1993). Este porcentaje se subdividiría de la siguiente forma:

l. El O .1% de todos los niños nacidos serán deficientes tan profundos que no podrán ser independientes para atender ninguna de sus necesidades más elementales.

2. El 0.3% sufrirán de deficiencia “moderada”, no sobrepasando la edad mental correspondiente a los 7 años.

3. El 2.6% restante lo constituyen los casos leves, los cuales  mediante enseñanza y adiestramiento bien dirigidos, podrán llegar a poseer una independencia casi completa para la vida comunitaria.

De hecho, se calcula que en el Perú del 4 al 5% de la población, tiene algún grado de retardo mental.

Exísten razones suficientes para suponer que, la incidencia del retardo mental en el Perú, es mayor que en los países desarrollados.

Los principales argumentos para apoyar este razonamiento son los siguientes:

a) Elevado porcentaje de partos sin atención médica (55%).

b) Mayor frecuencia de infecciones y parasitosis del sistema nervioso.

e) Alta tasa de analfabetismo.

d) Alta incidencia de desnutrición calórico-proteica precoz.

e) Alarmante subdesarrollo urbano y rural.

f) Deprivación afectiva.

g) Promiscuidad y pobreza.

La gran mayoría (el 80%) de los retrasados mentales pertenecen a la categoría de retrasados leves; el número de moderados es de 12%, de grave es el 7% y de retrasados profundos menos del 1 o/o.

Basado en el censo de 1990, se estima que de un 6,2 a un 7,5 millones de personas tienen retardo mental. El retardo mental es 12 veces más común que la parálisis cerebral y prevalece 30 veces más que los defectos neurales, como lo es la espina bífida. Afecta 100 veces más a las personas que la ceguera total (Batsshaw & Perret,1992).

El retardo mental sobrepasa las barreras raciales, étnicas, educacionales, sociales y económicas. Puede ocurrir en cualquier familia.

Una de cada diez familias peruanas está directamente afectada por el retardo mental.

GRADO % DE LA POBLACION

 

% DE LOS RM

 

R.M. Leve

R.M. Moderado

R.M. Severo

R.M. Profundo

2.40

0.36

0.21

0.03

80

12

7

1

Todos 3.00 100

 

ETIOLOGIA DEL RETARDO MENTAL

El retardo mental puede ser causado por cualquier condición que impida el desarrollo del cerebro antes del nacimiento, durante el nacimiento o durante la niñez. Cientos de causas han sido descubiertas, pero en cerca de un tercio de las personas afectadas, la causa permanece desconocida.

AJURIAGUERRA (1976} distingue entre causas genéticas y causas no genéticas (ambientales) del retardo mental:

A. CAUSAS GENETICAS

Estas son el resultado de la anormalidad de genes heredados de los padres, errores cuando los genes se combinan o de otros desórdenes de los genes causados por infecciones durante el embarazo, exceso de exposición a rayos X y otros factores. Aquí sólo describiremos brevemente algunos de los muchos factores genéticos relacionados con el retardo mental.

Para descripciones más completas, los alumnos encontrarán amplia información acerca de la etiología, incidencia, manejo y consecuencias  del retraso mental en muchos libros de texto especializados (véase Robinson y Robinson, 1976; Ingalls, 1982; Seligman, 1980; Patton, Payne y Bernie, 1986).

Considerando que hay diversos campos dentro de la genética (por ejemplo, genética mendeliana, genética de las poblaciones), la mayoría de los que estudian el retraso mental aceptan lo que ha venido a llamarse análisis genético-conductual, que presupone que el número de fenotipos (es decir, rasgos observables) presentes en un individuo están en función de: a) el genotipo (es decir, la composición genética), b)el número de ambientes en que opera el genotipo, y c) el número de interacciones entre los posibles genotipos y ambientes. En este análisis, tres de las maneras en que las influencias genéticas-ambientales pueden categorizarse son: a) aberraciones cromosómicas, b) anormalidades de genes específicos dominantes, y c) anormalidades de genes específicos recesivos.

Aberraciones cromosómicas.

Cromosomopatías que afectan a ambos sexos:

Las aberraciones cromosómicas pueden clasificarse en aquéllas que están ligadas al sexo y en las que no lo están. Esta última categoría incluye síndromes tales como el de Edward (Trisomía 18), el de Patau (Trisomía 13) y el de Down (Trisomía 21), siendo este último el síndrome más común y ciertamente el mejor conocido en el retraso mental.

La Trisomía 13 da lugar a un niño pequeño, microcefálico, que no sobrevive al primer año de vida (Gellis y Feingold, 1965); sólo se sabe de un caso adulto (Robinson y Robinson, 1976). La Trisomía 18 tiene muchas de estas mismas manifestaciones y también se produce la muerte generalmente antes del primer año. La Trisomía 21 o Síndrome de Down está causado por la presencia de un grupo accesorio de genes en el cromosoma 21. Esta Trisomía puede producirse de las siguientes maneras: a) no disyunción (distribución errónea de cromosomas que ocurre antes de la concepción, durante la división celular, meiosis); b) mosaicismo (distribución cromosómica errónea que ocurre durante la división celular después de la concepción); y e) translocación (todo o parte de un cromosoma se une a todo o parte de otro).

Cromosomopatías ligadas al sexo:

Las aberraciones ligadas al sexo incluyen los síndromes de Klinefelter, síndrome de Turner y síndrome de Lesch-Nyhan.

El síndrome de Klinefelter. Es una condición que se caracteriza porque el varón recibe un cromosoma X extra, de tal forma que tiene

XXY. Las características clínicas del síndrome incluyen frecuentemente dificultades sociales, esterilidad y pobre desarrollo de los órganos sexuales masculinos y adquisición de características sexuales femeninas secundarias. El síndrome suele asociarse con retardo intelectual leve o marginal. También suele reportarse dificultades en percepción auditiva, lenguaje expresivo y comprensivo y deficiencia general en los procesos de información lingüística. Las deficiencias aumentan cuando el número de cromosomas X aumenta (XXXY). La incidencia es relativamente alta 1 en 400 varones nacidos. A pesar de no existir cura específica, aspectos físicos de la condición pueden ser aliviados por terapia hormonal y quirúrgica.

El síndrome de Turner Se presenta en mujeres. Resulta de la ausencia de un cromosoma X (XO) (monosomía); por lo tanto es una condición en el cual la persona tiene menos de 46 cromosomas. Su rara presencia es porque alrededor del 95 % de fetos concebidos con

XO son abortados espontáneamente. Sólo en algunos casos el síndrome de Turner es causa de retardo mental, pero frecuentemente es asociado con problemas ele aprendizaje. El síndrome de Turner causa desviaciones en el desarrollo normal, como retraso en el desarrollo de características sexuales secundarias, esterilidad y baja estatura.

El Síndrome de Lesch-Nyhan.Esta enfermedad afecta principalmente a los niños, y es recesiva y ligada al cromosoma X.

Además de retraso mental grave, hay una conducta automutilante, como la de morderse los dedos o los labios, que a menudo  da lugar a una destrucción hística permanente.

Genes dominantes específicos

Generalmente, son raros los trastornos del gen dominante y suelen heredarse primero a través de la mutación de un gen y luego simplemente por transmisión directa a través de la familia. Algunos de los trastornos son: a) la osteodistrofia hereditaria de Albright que está causada por un defecto hormonal que provoca lesiones en el sistema nervioso, y que se asocia a un rango de inteligencia que va de normal a retraso severo, escasa talla y una estructura corporal maciza; b) el síndrome de Apert, asociado a un rango de inteligencia de normal a retraso severo, cabeza ancha y larga, ojos prominentes, y manos o pies dismórficos; e) la neurofibromatosis, asociada a un rango de inteligencia de normal a retraso severo, tumores cerebrales, medulares, renales y cardíacos, con un grado de retraso que quizás esté en función

de la extensión de los tumores; d) la esclerosis tuberosa, asociada con una inteligencia que varía de normal a retraso severo, convulsiones frecuentes y tumores en cara, riñones, corazón y pulmones; y e) el Sturge-Weber, asociado con una inteligencia que varía entre normal y retraso severo, manchas profundas parecidas al vino de oporto en la cara, convulsiones y posible hemiplejía.

Genes recesivos específicos

Los trastornos de los genes recesivos son producidos por padres fenotípicamente normales que producen una cantidad insuficiente de un determinado enzima. Estos trastornos pueden clasificarse como trastornos del metabolismo de los hidratos de carbono, de las proteínas y de los aminoácidos, trastornos de los mucopolisacáridos, y como trastornos del almacenamiento de lípidos.

Trastornos de los hidratos de carbono. El trastorno más común de los carbohidratos es la galactosemia, debido a un metabolismo inapropiado de la galactosa derivada del azúcar de la leche. Si no se trata, puede producir la muerte, pero una dieta libre de leche puede eliminar el síndrome. Es muy importante identificar cuanto antes el síndrome porque la demora incrementa la probabilidad de retraso mental.

Trastornos de las proteínas. Entre ellos el más conocido es la Fenilcetonuria (PKU). Resulta de una deficiencia del enzima hepático fenilalanina hidroxilasa, que normalmente transforma el aminoácido fenilalanina en tirosina. Su exceso actúa como una toxina, produciendo envenenamiento. Afortunadamente, el control dietético de la ingestión de la fenilalanina puede invertir muchos de los síntomas, tales como la hiperactividad, las rabietas, el deficiente control motor, el eczema, la pigmentación insuficiente y las convulsiones. Desgraciadamente, si la detección (mediante pruebas hospitalarias obligatorias) no se hace en cuanto el niño nazca, los resultados pueden ser catastróficos. La mayoría de esto niños son incapaces de hablar, muchos de ellos de andar o de controlar sus evacuaciones; en estos casos, exíste retraso mental severo (Robinson y Robinson, 1976). Una detección precoz puede, sin embargo, prevenir el retraso mental.

Trastornos de los mucopolisacáridos. Una de las funciones del organismo es degradar los hidratos de carbono complejos; cuando esto no ocurre, se almacena cantidades excesivas de mucopolisacáridos.

Si sobreviene este trastorno, el problema puede ser grave. Entre los síndromes que se asocian a los trastornos de almacenamiento están: a) el síndrome de Hurler, caracterizado por retraso severo, la estahtra es enana, y la cara adquiere un aspecto peculiar que dio lugar al nombre de gargolismo, labios gruesos, macroglosia y rasgos toscos; déficits auditivos e infecciones respiratorias que generalmente causan la muerte antes de la adolescencia; b) el síndrome de Hunter, este trastorno afecta sólo a los hombres. El cuadro clínico es más leve, con un retraso mental menos severo que en el síndrome de Hurler, pero con problemas de conductas destructivas e irreductibles, sordera progresiva, estatura corta e infecciones respiratorias. Los niños con este trastorno tienen rasgos gargólicos, enanismo y marcadas anomalías del esqueleto; y e) el síndrome de Sanfilippo, con retraso progresivamente severo, sordera y síntomas similares pero no tan graves como los del síndrome de Hurler.

Trastornos del almacenamiento de lípidos. En los trastornos del almacenamiento de lípidos se ven afectadas las grasas y los ácidos grasos, que son un constituyente importante de la estructura celular y sirven como fuente de energía. Estos productos generalmente se degradan fácilmente y se almacenan en el cuerpo, pero este proceso a veces da lugar a un almacenamiento anómalo, no produciendo retraso en algunos casos (enfermedad de Fabry) y dando lugar a retraso severo en otros (enfermedad de Tay-Sachs). Este último síndrome es particularmente peligroso en su forma más grave, produciendo ceguera, deterioro motor progresivo, debilidad intensa y muerte hacia el tercer o cuarto año. Este síndrome tiene la peculiaridad de ocurrir con una frecuencia diez veces mayor entre judíos ashkenazic (Robinson y Robinson, 1976).

Defectos del tubo neura/: Anancefalia y espina bífida.

B. CAUSAS AMBIENTALES

Los factores ambientales (variables físicas, económicas, culturales y de infraestructura social) afectan tanto al desarrollo del embarazo (prenatales), como a la manera en que se afronta y desarrolla el parto (perinatales) o al desarrollo del sujeto posterior al parto (Postnatales).

Factores prenatales

Tras la concepción, empieza el proceso de crecimiento que procede a ritmo rápido. Durante las dos primeras semanas, las células se dividen y el tejido se diferencia a gran velocidad. Al final del periodo embrionario (es decir, la octava semana) ya se han establecido los esbozos de los principales órganos y sistemas del cuerpo. La exposición del embrión a ciertos agentes durante este periodo crítico del desarrollo puede causar graves malformaciones y retraso mental. Los incidentes traumáticos incluyen factores como infecciones maternas, agentes tóxicos, malnutrición y otras desviaciones de las secuencias normales del desarrollo.

Así vemos que un niño es más vulnerable a los factores prenatales durante los primeros tres meses de desarrollo, cuando la madre puede desconocer su existencia. En general, el niño es menos vulnerable a factores debilitantes durante el periodo fetal, que se extiende desde el inicio de la novena semana hasta el nacimiento. En esta etapa o categoría se incluye a las sustancias dañinas (teratógenas) que pueden afectar el desarrollo prenatal (y en casos el postnatal). En la década de los 60 el caso de la Thalidomina fue el más conocido.

Igualmente, la mala alimentación de la madre y otras enfermedades maternas como los desórdenes glandulares y diabetes, el “cytomegalovirus” (miembro de la familia del virus que causa herpes) y otras enfermedades como:

Rubéola (Sarampión Alemán). Es peligrosa para el feto si se presenta en la madre gestante en los primeros meses de embarazo. Se ha encontrado que el 50% de fetos son afectados si se presenta antes de los 3 primeros meses. Se transmite a través de la placenta, ha medida que el embarazo avanza las posibilidades de que se produzcan consecuencias negativas disminuyen.

Dichas consecuencias suelen ser cataratas, sordera, malformaciones cardíacas, retardo mental (Ajuriaguerra, 1973; Ey y Brisset, 1975)

Sífilis Congénita. En el pasado se le consideraba como una causa predominante de RM. Invariablemente se le asociaba a labio leporino. Actualmente si bien se acepta que puede dañar el sistema nervioso se le sitúa en el plano secundario. En la presente década es alarmante su incremento después que el desorden había desaparecido. (Ajuriaguerra, 1973; Bernie-Smith, Patton e Ittenbach, 1994).

Toxoplasmosis. Es un protozoario que vive en las células de la madre y que, debido a infecciones en el embarazo se transmite al feto y le puede causar daño al SNC e inclusive la muerte; clínicamente no daña a la madre. Puede causar hidrocefalia, microcefalia y retardo mental. El pronóstico es malo, pueden morir tempranamente (Ajuriaguerra, 1973).

Incompatibilidad Sanguínea por factor RH. La incompatibilidad sanguínea se presenta cuando la madre tiene Rh negativo, el padre Rh positivo y el hijo hereda el tipo de sangre del padre (Rh +) (Ajuriaguerra, 1973; Ey, Bernard y Brisset, 1975). El factor RH es una proteína en la sangre. El Rh positivo contiene esa proteína y el Rh negativo no la tiene.

Cuando se produce el primer embarazo con papá Rh+, mamá Rhe hijo Rh+ nadie es afectado. Pero en el nacimiento el sistema inmunológico de la madre reacciona formando anticuerpos contra el factor Rh. Esos anticuerpos quedan en el sistema inmunológico de la madre que ingresará al sistema sanguíneo de los próximos bebés con Rh positivo atacando el sistema nervioso central (SNC), con la posibilidad de producir RM. En la actualidad el tratamiento está dirigido a impedir la formación de anticuerpos vacunando a la madre.

SIDA. Desde fines de los 80s se está estudiando los posibles efectos del hecho que la madre gestante haya adquirido el Síndrome Inmuno-Deficiencia Adquirida (SIDA).

Exposición a Sustancias. Se ha dado importancia al cigarro, cafeína, LSD; pero los problemas asociados al alcohol han recibido atención por af10s, con épocas en las cuales se les consideraba como la causa directa de múltiples patologías. En los últimos años, con el aumento de consumo por parte de la mujer, se ha logrado conocer mejor sus efectos y se ha reconocido el llamado Síndrome Fetal Alcohólico, que se presenta por alcoholismo crónico de la madre y se caracteriza por malformaciones leves o mayores, deficiencia en el crecimiento y discapacidades del desarrollo en el niño incluyendo retardo mental.

Desde los últimos años de la anterior década se ha dado particular importancia a la cocaína, encontrándose que madres consumidoras de esta droga pueden dar lugar a niños con diversas alteraciones a quienes se les denomina “bebés cocaína” (cocain babies).

FACTORES PERINATALES: (Problemas durante el nacimiento). A pesar de que cualquier condición de carácter excepcional puede lesionar el cerebro del bebé al nacer, el que un bebé nazca prematuro y que tenga un bajo peso al nacer puede tener serias implicaciones más frecuentemente que cualquier otra condición.

FACTORES POSTNATALES: (Problemas después del nacimiento). Enfermedades de la niñez como lo son la tosferina, viruelas, sarampión, como meningitis y encefalitis , pueden lesionar el cerebro, como lo pueden lesionar accidentes, como un golpe fuerte en la cabeza o casi ahogarse. Sustancias como el plomo y el mercurio pueden causar daños irreparables al cerebro y sistema nervioso.

POBREZA Y PRIVACION CULTURAL: Los niños en familias pobres pueden desarrollar retardo mental debido a la mala alimentación, condiciones que producen enfermedades, cuidados médicos inadecuados y condiciones ambientales que pueden afectar la salud.

También los niños en áreas desventajosas pueden carecer de muchas experiencias comunes culturales y diarias que otros niños tienen. Las investigaciones sugieren que dicha falta de estímulo puede causar daños irreversibles que pueden conducir al retardo mental.

DETECCION DEL RETARDO MENTAL

La detección precoz del retardo mental es muy importante para el éxito de la rehabilitación, como para posibilitar la eficacia de diversas medidas terapéuticas.

En general, la detección del retardo mental puede efectuarse en las siguientes circunstancias.

Reconocimiento de la causa.

Para determinar si en realidad es retardo mental el cuadro que presenta el niño, el especialista debe estudiar los múltiples factores que condujeron, no solo hacia su déficit intelectual, sino también hacia el patrón exclusivo de su personalidad.

Según el tipo de Retardo Mental.

Los casos de grande o mediana deficiencia (C.I. por debajo de 50), son los más aptos para ser detectados precozmente por el especialista. Así, los casos de mongolismo, anomalías craneanas defectos genéticos, tumores, parálisis cerebral o secuelas de traumatismos, infecciones o intoxicaciones. En estos pacientes suelen ser frecuentes las alteraciones orgánicas, malformaciones, o problemas de carácter sensorial, etc. En cambio en los casos de retardo mental con un CI superior a 50, la detección del escolar en muchas ocasiones es difícil y requiere mayor atención para poder lograr una detección específica.

– Según la Edad.

Desde el nacimiento al final del primer año. La detección suele ejecutarse en niños que junto a su RM grave, muestran defectos físicos asociados.

Edad preescolar. La detección puede facilitarse por retrasos en el desarrollo de la marcha, el lenguaje y adquisición de hábitos o coordinación, apreciado por su familia.

Durante los años de escolaridad, las deficiencias con CI de 50 a 70 se patentizan a través de fracasos escolares, trastornos de conducta, agresividad o negativismo, etc., y el propio maestro suele ser el que recomienda la exploración diagnóstica.

DIAGNOSTICO DEL RETARDO MENTAL

Diagnosticar el retardo mental es un asunto muy técnico y muy difícil. El diagnóstico de retardo mental debe venir de los estudios coordinados del pediatra, neurólogo, psicólogo, y educador. Otros especialistas pueden ser necesitados en ciertas ocasiones.

Una proporción pequeña de retardados se puede identificar cuando nacen o en los primeros meses de su desarrollo. Estos son los casos de síndromes clínicos con características definidas como por ejemplo el síndrome de Down, el cretinismo, la hidrocefalia, etc. Por ello, la evaluación ha de ser multidisciplinaria y debe efectuarse lo antes posible, puesto que únicamente trabajando en equipo se puede determinar si el niño padece de un retraso en el desarrollo o si su evolución es lenta.

Ya a los cuatro años de edad se puede determinar con un poco más de exactitud si un niño es retardado mental o no. A veces, sin embargo, no puede establecerse con claridad hasta los cinco o seis años. Algunos padres y maestros se lo sospechan cuando el niño no aprueba el primer grado. Sin embargo, hay muchos otros factores que no son la retardación mental que pueden afectar al niño e impedir su aprovechamiento escolar.

Es pues imprescindible tener mucha cautela en el diagnóstico del retardo mental. Se sugiere que se utilice el mayor número de criterios al tomar una decisión respecto al niño.

Un buen diagnóstico incluye:

A. EXAMEN MEDICO

Desde el punto de vista físico son cuatro tipos de evaluación:

l. Examen morfológico relativo a la existencia de posibles lesiones o signos asociados al retardo mental.

2. Localización mediante estudio clínico de posibles malformaciones internas (cardíacas, genitales, digestivas, etc.)

3. Exploración sensorial destinada a detectar problemas auditivos, visuales o del lenguaje concomitantes o asociados a la condición.

4. Examen neurológico completo para detectar alteraciones funcionales o estructurales.

B. EXAMEN PSICOLOGICO

Para realizar un buen diagnóstico psicológico se requiere que el examinador sea debidamente capacitado, que conozca el desarrollo del niño normal, lo cual le permitirá un adecuado contraste con el niño excepcional. Es necesario tener una imagen mental de cada edad, para ver si el niño ha presentado déficit desde temprana edad o no.

El psicólogo puede utilizar las siguientes técnicas e instrumentos de diagnóstico:

l. Anamnesis completa

2. Entrevista a los padres

3. Observación directa del niño

4. Pruebas psicológicas

Los antecedentes de embarazo patológico o traumatismos en el parto deben ser tomados en cuenta. En general, puede haber un retardo en el desarrollo, tal como la succión, o el llanto. La característica fundamental es el retardo en el desarrollo, maduración y aprendizaje.

La maduración neuromotríz -marcada por las etapas: sostener la cabeza, gatear, caminar, etc.-, está por lo común en retraso. Lo mismo ocurre con la adquisición del lenguaje. Los padres dudan de si el niño oye bien, pues no comprende ni se interesa. Se han establecido diversas tablas o escalas para la valoración del desarrollo y maduración normal en los niños (Gesell, Griffits, Denver, Dayc, etc.); todas ellas se basan en los términos medios del tiempo de adquisición de las conductas motora, cognitiva, lenguaje y socioemocional.

Pruebas Psicológicas

Se requiere conocer en base a la Anamnesis en qué nivel funciona el niño. Se parte de la edad mental aproximada a base de las impresiones del niño. Además hay que ver el tipo de deficiencia o discapacidad que presente y el nivel (si lo tiene) de retardo mental.

Pruebas perceptuales visomotoras

l. Copia de las figuras geométricas de Gesell: debajo de los seis años de edad mental (línea vertical, horizontal, círculo, cruz, etc).

2. Santucci: de 4 a 6 años.

3. Berry: Hasta los 15 años. Tiene 24 figuras, mide el aspecto evolutivo.

Pruebas de Desarrollo

Es necesario indicar que en la práctica profesional, cuando se trata de niños pequeños que van a escolarizarse en guarderías o escuelas infantiles, se utilizan escalas de desarrollo mediante las cuales no se obtienen el CI, ni permiten pronosticar la inteligencia posterior, excepto en casos muy acusados de retraso, pero indican un desfase con respecto a su edad cronológica, resultando útiles de cara a establecer programas y realizar una óptima escolarización. Entre estas escalas están:

l. Evaluación del desarrollo de Gesell

2. Escalas Bayley de desarrollo infantil

3. Escala para medir el desarrollo psicomotor de la primera infancia de Brunet-Lezine

4. Escala de desarrollo Den ver

5. Evaluación del Desarrollo en Niños Pequeños (DAYC)

Evaluación de la Inteligencia

Antes de hablar de la evaluación de la inteligencia deberíamos saber lo siguiente: que la inteligencia no es una función unitaria, sino que ha de ser evaluada a partir de un gran número de capacidades más o menos específicas. Aunque la tendencia general es a que esas capacidades más o menos específicas tengan en cada individuo un nivel de desarrollo equiparable, pueden presentarse discrepancias profundas, en especial en los casos en los que existe un retraso mental.

Algunos niños con este problema pueden presentar déficits graves en un área concreta (por ejemplo, el lenguaje) o una capacidad mayor en un área particular (por ejemplo, en tareas visoespaciales simples), a pesar de un retraso mental moderado. Este hecho da lugar a problemas a la hora de determinar la categoría diagnóstica a que pertenece la persona retrasada. La determinación del grado de desarrollo del nivel intelectual debe basarse en toda la información disponible, incluyendo las manifestaciones clínicas, el comportamiento adaptativo propio al medio cultural del individuo y los hallazgos psicométricos.

Siguiendo los criterios del DSM-IV para evaluar la capacidad intelectual general, en retraso mental, se trata de obtener el coeficiente de inteligencia (CI o equivalente del CI). El diagnóstico de retraso mental debe ser obtenido mediante uno o más tests de inteligencia normalizados, de aplicación individual. Y cita, como ejemplo de pruebas a utilizar para la evaluación, las siguientes: Escalas Wechsler, StanfordBinet o Kaufman Assessment Battery for Children.

En la práctica profesional, en nuestro país, con niños y adolescentes se utilizan principalmente las escaias de Wechsler: WPPSI para edades de cuatro a seis años; el WISC-R desde los seis hasta los dieciséis y el WAJ.S para adultos.

Evaluación de la conducta adaptativa y Social

La evaluación de la conducta adaptativa y social persigue el examen de las actividades cotidianas que se requieren para mantener una autonomía e independencia personal y social. El déficit en al menos dos áreas de las fijadas por la AAMR y el DSM-IV, junto con el CI, es la segunda condición necesaria requerida para el diagnóstico en retardo mental. Entre los instrumentos que evalúan habilidades de adaptación y/o sociales están:

– Escala de Madurez Social de Vineland. Está ideada para utilizarse con sujetos de O a 25 años y consta de las siguientes escalas: autoayuda, autodirección, ocupación, comunicación, locomoción y socialización.

– AAMR Escala de la Conducta Adaptativa en el Colegio (ABS: S-2)

El ABS: S-2 es de gran utilidad no sólo para evidenciar la presencia de retardo mental sino también para evaluar las características de la conducta adaptativa de niños con autismo y diferenciarlos de niños con desórdenes de conducta quienes requieren de educación especial o ayuda especial en aulas regulares.

EXAMEN PEDAGOGICO

Los alumnos con retardo mental por lo común presentan limitaciones en cuanto al desempeño escolar. La mayoría de los problemas académicos de estos estudiantes reflejan un limitado lenguaje y poca fluidez de pensamiento. Estos niños con RM a menudo tienen dificultad para entender y expresar el significado de palabras y de ideas, por el alto nivel de proceso cognoscitivo que se requiere en la comprensión crítica de la lectura, la escritura y la solución de problemas complejos.

LA EVALUACION PSICOPEDAGOGICA

En estos últimos años, se ha cambiado el sentido y orientación de la evaluación, porque es interdisdplinaria: Psicólogo, Docente, Asistenta

Social, etc., aplican la Evaluación Psicopedagógica que es: El proceso de recogida y análisis de información relevante relativa a los distíntos elementos que intervienen en el proceso enseñanza-aprendizaje para identificar las Necesidades Educativas Especiales de determinados alumnos que presentan dificultades en su desarrollo personal o desajustes respecto al Currículo escolar por diferentes causas (internas, mala aplicación metodológica, etc.) y para fundamentar y concretar las decisiones al respecto a la Propuesta Curricular y el Tipo de Ayudas que precisan para progresar en el desarrollo de las distintas capacidades.

Todos evalúan, los resultados y decisiones son compartidas. Se evalúa: Alumno, Ambiente, Currículo.

La Evaluación Psicopedagógica da respuesta:

– Cuáles son las necesidades del alumno en la escuela.

– Cuál es la ubicación escolar más idónea.

– Qué tipos de ayudas (curriculares, personales y materiales) precisa para compensar sus dificultades de aprendizaje y favorecer su progreso en relación con las capacidades que ha de desarrollar.

El proceso de la AAMR para diagnosticar y clasificar a una persona con retardo mental contiene tres pasos y describe el sistema de apoyos que una persona necesita para superar los límites en las destrezas de adaptación.

El primer paso hacia un diagnóstico es el de llevar a cabo una o más pruebas establecidas de inteligencia y una prueba establecida de destrezas de adaptación, individualizadas, por una persona calificada.

El segundo paso es describir las fortalezas y debilidades de la persona a lo largo de cuatro dimensiones. Las cuatro dimensiones son:

l. Destrezas intelectuales y de adaptación de conducta.

2. Consideraciones psicológica/ emocional.

3. Consideraciones físicas/salud/etiológica.

4. Consideraciones ambientales.

Las fortalezas y debilidades pueden ser determinadas por medio de pruebas formales, observaciones, entrevistando a personas claves en la vida del individuo, entrevistando al individuo, compartiendo con la persona en su vida diaria o combinando estos enfoques.

El tercer paso requiere un equipo interdisciplinario para determinar los apoyos que se necesitan a lo largo de las cuatro dimensiones. A cada apoyo identificado se le asigna uno de cuatro niveles de intensidad  intermitente, limitado, extensivo, difusivo.

Intermitente se refiere a ofrecer apoyo “cuando sea necesario”. Apoyo intermitente puede ser necesitado ocasionalmente· por un· individuo muy mayor de edad, pero no diariamente.

Limitado se refiere al apoyo ofrecido durante un tiempo limitado, como durante la transición entre la escuela y el trabajo o durante el entrenamiento limitado para un trabajo.

Extensivo se refiere al apoyo diario, sin límite de tiempo, que necesita un individuo en un área de su vida. Esto puede envolver apoyo en el hogar y/o apoyo en el trabajo.

Difusivo. Se refiere al apoyo constante dentro del medioambiente y áreas de la vida y puede incluir medidas de sustento. Una persona que requiere apoyo difusivo necesitará asistencia diaria en todas las áreas de la vida.

EVALUACION DE PSICOPATOLOGIAS ASOCIADAS

Los trabajos existentes indican que se da una mayor proporción de problemas psicopatológicos en sujetos con retardo mental que en la población en general, y dentro de los retrasados mentales los problemas psicopatológicos aumentan conforme el deterioro es mayor (Rutter, Tizard, Yule, Grhan y Whitmore, 1976).

Los tipos más frecuentes de enfermedad mental asociada a retardo mental (Luckasson y otros., 1992) son desórdenes: esquizofrénicos, cerebrales orgánicos, de adaptación, de personalidad y afectivos.

La parálisis cerebral se da en un 20% aproximadamente de niños con RM Grave. Las enfermedades graves del oído y de la visión afectan a un 10-15%, de tal manera que les impiden enfrentarse con la vida diaria. Las dificultades lingüísticas severas se producen probablemente en cerca del 20-30% y la epilepsia en un 20% de personas con una deficiencia grave, si bien sólo se dan en cerca de un 3-6% de personas con una deficiencia leve.

El DIAGNOSTICO DIFERENCIAL Y EL SEUDO RETARDO MENTAL

Con cierta frecuencia nos encontramos con serios problemas de diagnóstico diferencial entre el cuadro de R.M. y otras entidades que

en su sintomatología presentan algunas características que en mayor o menor grado estarían presentes en los niños que poseen R.M. Este hecho da lugar a confusiones diagnósticas y en muchos casos configuran seudo retardo mental, sin llegar a serlo realmente.

Entre estas entidades que tienden a confundir el diagnóstico de R.M. tenemos:

a. El simple retardo en el desarrollo o simple inmadurez: Está habitualmente asociado a una simple inmadurez de algunos aspectos del desarrollo, pero una vez obtenido un grado de desenvolvimiento de ciertas habilidades básicas para el aprendizaje, rinde a la altura de un niño normal o cercano a lo normal.

b. Trastornos emocionales serios: Este factor provocaría, en los niños especialmente, serios bloqueos, falta de atención y concentración en la situación de enseñanza-aprendizaje, una actitud de retraimiento, falta de motivación, etc. Una vez que haya cedido este tipo de trastorno, el niño va a rendir adecuadamente.

c. Falta de motivación e interés absoluta: Debido a diversas causas (Ej. Abandono, falta de estimulación, sometimiento a estimulación aversiva permanente, etc.), el sujeto no desea rendir o enfrentarse adecuadamente a la situación de examen para la evaluación del nivel intelectual.

d. Autismo y esquizofrenia infantil: Algunos autores se resisten a la equivalencia de estos dos términos aduciendo que cada uno es diferente. A grandes rasgos, el autismo se refiere a un tipo de psicosis infantil, caracterizado por un gran retraismo frente a todo lo que acontece a su alrededor, mutismo (a pesar de que pueden expresarse) y manerismo en las posturas corporales.

La esquizofrenia en general se refiere a una psicosis caracterizada por apatía, retirada de la realidad, fantasía excesiva y en algunos casos alucinaciones. En todo caso ambos cuadros se refieren a alteraciones graves en la organización de la personalidad.

e. El niño sordo: puede ser erróneamente diagnosticado como retrasado. Esto se ve especialmente en los niños cuya sordera ha evolucionado sin haber sido descubierta durante varios años, se ha retrasado marcadamente en el desarrollo del lenguaje, generalmente ha sufrido abandono y ha carecido de estímulos.

PREVENCION DEL R.M.

La prevención del Retardo Mental se realiza bajo el mismo marco que todas las acciones preventivas. Trata primero de impedir que el daño se produzca, razón por la cual nuestra tarea es dirigida principalmente a la futura madre y al niño.

– Se propone ante todo detectar tempranamente alteraciones genéticas y cromosómicas, realizar la identificación precoz del riesgo obstétrico o materno fetal, lo que se hace posible si la mujer embarazada visita periódicamente al obstetra desde la primera sospecha de embarazo, esto facilita al especialista la aplicación temprana de medidas correctivas, en caso necesario.

– Hasta ahora muchos de los casos de origen genético son inevitables, aunque para la prevención del mongolismo en algunos, lo resuelve “El Consejo Genético”; otros más, están todavía muy lejos de nuestro alcance

– Dietas adecuadas durante el embarazo que previenen el retardo mental causado por la carencia de ciertas sustancias químicas en la sangre.

– Vacunación tanto en la futura madre como en el niño para prevenir infecciones virales como la rubéola, poliomielitis y el sarampión.

– Evitar las radiaciones y la exposición frecuente a rayos X durante el embarazo.

– Procurar llevar una vida familiar no sólo sana física y mentalmente sino que deben fortalecerse por medio del amor, y la ternura.

– No consumir drogas o tomar medicamentos durante el embarazo sin consultar al médico.

– Atención adecuada durante el parto. El equipo médico debe estar preparado para cualquier contingencia, entre ellas: falta de oxígeno por insuficiencia respiratoria, incompatibilidad sanguínea por el factor Rh.

– Atención pediátrica. Por ejemplo, el uso de antibióticos que controlan la fiebre alta, reducen el riesgo de lesiones cerebrales que pueden provocar retraso mental.

TRATAMIENTO DEL RETARDO MENTAL

El tratamiento para el retrasado mental ha de ir encaminado a la ayuda para el progreso tanto de las habilidades cognitivas como de la personalidad y a su integración sociolaboral.

Por otra parte, la orientación a la familia es fundamental, ya que la educación familiar adecuada será una ayuda insustituible en la adquisición de destrezas.

En muchos casos el tratamiento médico es importante. Aunque no se ha comprobado que los fármacos mejoren las habilidades cognitivas en los retrasados, sin embargo, los tranquilizantes pueden mejorar las conductas agresivas y la ansiedad.

El tratamiento psicológico, especialmente, está indicado para la mejora de la inteligencia mediante técnicas de psicomotricidad general, la adquisición de los conceptos básicos espacio-temporales, coordinación y equilibrio. Programas para la adquisición de las aptitudes perceptivas, atención, memoria y razonamiento. La intervención en retardo mental no busca “la curación del sujeto, sino el incremento de conductas adaptativas al medio social y la reducción de comportamientos que obstruyen el proceso de aprendizaje e integración social. Las técnicas de modificación de conducta están indicadas para la adquisición de hábitos de conducta e independencia: control de esfínteres, uso de servicio, auto alimentación, higiene, juego, verbalización, comprensión, etc.

La Modificación de conducta, cuenta con un amplio cuerpo de investigación, que demuestra su eficacia, asume que se pueden desarrollar programas que beneficien a cualquier deficiente, independientemente de su deficiencia y crítica las creencias de la imposibilidad de educar a estos niños, mantenidas por la medicina y la psicología tradicionales con respecto de los deficientes mentales severos y profundos.

Los principios del aprendizaje, especialmente los de condicionamiento operante, se utilizan normalmente para enseñar autoayuda, imitación, lenguaje, habilidades de trabajo y académicas (en niños más grandes) y habilidades sociales. También ayudan a reducir conductas inadecuadas tales como agresión, auto estimulación y autoagresión así como berrinches.

El aporte del modelo conductual, cambió en la visión del niño retardado, antes vistos como personas incapaces de aprender. En la actualidad se conceptualiza a estos niños como sujetos de aprendizaje (Bijou y Baer, 1987; Wicks-Nelson y Allen, 1991).

Dentro de los métodos conductuales para incrementar la conducta se encuentran (Kazdin, 1978): (a) Moldeamiento; (b) instigación,; (e) modelamiento; (d) contrato de contingencias y (e) economía de fichas.

Métodos para disminuir la conducta (Kazdin, 1978): (a) extinción; (b) tiempo fuera; (e) saciedad; (d) castigo; (e) reforzamiento de conductas incompatibles; y (f) desensibilización.

El tratamiento pedagógico irá dirigido a la elaboración de programas de desarrollo individual (POI) y su evaluación continua, as! como al seguimiento mediante tablas de observación, imprescindibles para la adquisición de algunos aprendizajes. En el caso de los retrasados mentales leves las adaptaciones curriculares individuales serán el mejor medio de integración de estos niños.

BIBLIOGRAFIA

Jacobo Bustinza,  Félix. (2008) Psicología Excepcional: Estudio de niños y jóvenes con necesidades educativas especiales. Arequipa, Perú.

 

Agregue un comentario

Required fields are marked *.