Negocio Familiar Fortalecer o Destruir Relaciones

Muchas veces uno dice que trabajar con la familia es merjor que con gente extraña y así es como lo llevas a cabo. Decides iniciar un negocio con tu familiar invirtiendo una cantidad equitativa de dinero y el negocio va tomando forma, se distribuyen las obligaciones y todo marcha bien; pero llega el momento de rendir cuentas y te das con la sorpresa que falta una cantidad de dinero, en lo primero que piensas es en que tu familiar lo gastó, al hablar con él lo admite y te promete regresarlo la semana que viene y así van pasando las semanas; empiezan a venir los proveedores para cobrar y el hecho que falte dinero crea un desequilibrio en tu presupuesto y tras haber tenido una charla con tu familiar todo sigue igual. Entonces tomas la decisión de devolverle su inversión y tú seguir adelante con tu negocio, hecho que tu familiar no lo va a tomar nada bien pero es la única opción para no romper relaciones.

Entonces, nos hacemos la pregunta; después de todo ¿Es conveniente hacer negocios con tu familia?. La respuesta es sencilla, no por el hecho que sea tu familiar, significa que no va a haber una formalidad de ambas partes, por más confianza que haya siempre es necesario y esencial poner las reglas del juego bien claras para evitar este tipo de problemas, que por más sencillos que parezcan desencadenan en tragedias y que desafortunadamente no acaban ahí, sino que perduran generación tras generación.

En realidad hacer negocios con tu familia es algo muy beneficioso si uno sabe anticiparse a los problemas que se puedan presentar.

Agregue un comentario

Required fields are marked *.