Mitos sobre el empresario

empresario

Todo empresario desde el inicio de su negocio tiene que lidiar con “consejos” que le dan sus amigos y gente cercana lo malo es que muchas veces estos consejos se basan en mitos que no ayudan o en el peor de los casos perjudican el correcto proceder del empresario.

A continuación veremos algunos mitos conocidos que casi todo empresario alguna vez tiene que escuchar:

Con el primer negocio me hago rico: Pensar que solo se puede considerar empresario a una persona que se enriqueció con la primera empresa que creo y dirigió es un error muy común.

Los empresarios no analizan sino que hacen cosas: El empresario no es un loco o un mago que tiene una extra percepción, un sexto sentido que habiendo identificado una oportunidad de buenas a primeras, sin analizar la situación y sin planificar se pone a actuar.

Se nace empresario: La genética es el pretexto numero uno para todo. Existe la evidencia de que muchos empresarios no han tenido antepasados dedicados a los negocios.

El empresario no tiene preparación: Todavía hoy se sigue viendo a personas que dirigen empresa y gana mucho dinero sin tener un título universitario, por lo que muchos deducen que la educación no es importante para conseguir el éxito empresarial.

Sin embargo para poder tener un adecuado conocimiento es preciso haber tenido una formación esmerada, tanto formal como informal. Lo importante del conocimiento es que permite tomar mejores decisiones y ayuda a minimizar el riesgo, algo muy importante en el mundo de los negocios de hoy en día.

Solo los experimentados pueden ser empresarios: Si bien es preciso tener experiencia, su carencia no debe ser un impedimento para lanzarse a la actividad empresarial.

Se debe ser inventor o conocedor de alta tecnología para crear una empresa: Muchas empresa requieren de conocimientos y tecnología muy avanzada pero esto no impide que el empresario pueda conseguir ambos o desarrollar su propia tecnología.

Mi estatus profesional se rebaja si me convierto en empresario: El trabajo intelectual no debe considerase de mayor o menor importancia que el empresarial. La contribución de los empresarios es muy importante, generan empleo, riqueza y una mejor calidad de vida, cualidades que no deben ser desconocidas ni consideradas como de menor valía.

Mi profesión no es para formar empresas: Debe tenerse en cuenta que el concepto de empresario no está limitado a una profesión o a un grupo de personas, sino mas bien esta directamente conectado con la identificación de oportunidades, la innovación, la acción y el mejoramiento continuo.

No soy el empresario clásico o puro: Es difícil encontrar en el mundo a la persona que de forma natural reúna todos los atributos para ser considerado como empresario y que como tal pueda llevar adelante empresas exitosas.

Los empresarios son fracasados: Es común asociar al empresario un fracaso escolar por no tener una profesión o en caso de tenerla no ejercerla, ser despedido de su empleo por lo que no le queda otra opción que formar su propia empresa, divorcios por que le dedica mayor tiempo a su empresa o incluso cuando se tiene buenos ingresos se duda de su legalidad.

Pero tengamos en cuenta que cualquier persona puede pasar por estos problemas y al mismo tiempo tener un buen empleo.

Solo se necesita suerte: El factor suerte puede explicarlo todo de manera ingenua. Este pensamiento es la negación de la capacidad empresarial; el generar ideas, identificar oportunidades, realizar procesos para obtener resultados, conlleva estudios de mercado y otros como la preparación y planificación, coordinación y cuidado n la ejecución.

La mayoría de negocios falla rápidamente: Es verdad que la mayoría de emprendimientos no llegan al año de vida pero todas las actividades humanas corren el riesgo de fracasar pero no por eso se debe descartar la idea de llevarlas a cabo. Por supuesto que hay una forma segura de no fracasar y es nunca intentar algo.

Existen una serie de mitos que son más usados y generalmente son transmitidos de generación en generación por lo que te presento los más “populares”:

La situación del país no permite crear empresas: Todos los países afrontan condiciones económicas y sociales que pueden facilitar o perjudicar ciertas iniciativas empresariales. Lo ideal en cualquier contexto es identificar oportunidades que sean realizables.

El empleo es seguro los negocios no: El tener la vida comprada a través del trabajo fijo, no es hoy una garantía de acceso a la seguridad actual y al porvenir, ni un pasaporte al tipo de vida que se desea tener. Toda actividad incluida la empresarial implica un riesgo pero los beneficios pueden ser mayores en esta última.

Todo lo que se necesita es mucho dinero: Pensar que el dinero solucionara todo es la negación total de la capacidad del empresario, de la creatividad e innovación, de su habilidad para la consecución de los factores productivos y puede también ser un claro indicador de la ausencia de una real oportunidad de negocios.

El crear y desarrollar una empresa implica una combinación adecuada de recursos, conseguidos de acuerdo con un proyecto meditado y analizado, la inversión solo es una parte de este proceso.

La foto via Stock.xchng


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Leave a Reply

Required fields are marked *.


You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>