La personalidad como un factor de ventas

El realizar un buen contacto con el cliente nos puede ayudar no sólo a concretar una venta, sino que más importante  fortalecerá futuras relaciones, lo que conocemos como fidelizar. El contacto con el cliente y la impresión que este se lleve de nosotros representara la forma como vea y acepte el producto.

La personalidad también juega un rol importante. En el caso de los vendedores profesionales es su principal herramienta. Pero no es necesario llegar a la actividad de vendedor profesional para cultivar estos aspectos, porque en realidad siempre estamos vendiendo algo. Por ejemplo vendemos propia imagen cuando queremos proyectar algo. Así pues, es primordial desarrollar nuestra personalidad, es decir, los rasgos particulares del carácter, lo que proyectamos y su influencia.

Cuando se suele decir que un vendedor puede vender cualquier cosa, en realidad significa que seria capaz de adaptarse a diferentes productos ya diferentes situaciones, para llegar a ser en todas ellas un profesional competente dentro de su actividad. Esta adaptación debe permitir al vendedor ser capaz de vender eficientemente todo tipo de mercancías.

Otra cualidad es el entusiasmo, el cual es sin duda alguna el factor mas notable para triunfar en el mundo de las ventas. El entusiasmo es una especie de pasión comunicativa, induce a los demás a actuar de forma similar. Contagia buen ánimo y afán de logro.

Asimismo, la perseverancia es una de las cualidades que debemos mantener en constante práctica, ya que no es de extrañase que después de varias reuniones sin concretar alguna venta, muchos vendedores piensen hacer a un lado a ese cliente.

Agregue un comentario

Required fields are marked *.