EL SISTEMA AUDITIVO

1. Consideraciones Generales

Los receptores auditivos son las células ciliadas del órgano de Corti que se encuentra en la cóclea o caracol, del oído interno y son estimulados por la energía mecánica de las ondas sonoras.

Las vibraciones de las moléculas del aire, que constituyen el sonido, son recogidas por el pabellón de la oreja y conducidas hasta el tímpano por el conducto auditivo externo. Las vibraciones de la membrana timpánica (tímpano) son transmitidas y amplificadas por los huesecillos del oído medio (martillo, yunque y estribo) hasta la membrana oval que separa el oído medio del oído interno y que, a su vez, transmite estas vibraciones a los liquidas de la cóclea (perilinfa y endolinfa).

Los movimientos de estos liquidas pasan a la membrana basilar y al órgano de Corti produciendo la estimulación de las células sensoriales debido a que la membrana tectoria choca y se desliza sobre sus cilios. Los movimientos de la membrana bacilar no son uniformes en toda su longitud debido a que su anchura va disminuyendo gradualmente desde la base hasta el ápice de la cóclea, por lo que para cada frecuencia de las ondas sonoras existe una parte de esta membrana que se mueve con mayor amplitud que el resto. Así, las ondas de frecuencia baja (sonidos graves) estimulan más a los receptores que están sobre la parte ancha de dicha membrana. Es decir existe una representación espacial de las frecuencias de las ondas sonaras (tonotopía) en la membrana basilar.

Esta tonotopía se conserva a todo lo largo de las vías auditivas, constituidas por la raíz coclear del VIII par craneal que lleva la información a los núcleos cocleares (dorsal y ventral ), de donde pasa a los núcleos de la oliva y al núcleo del cuerpo trapezoide del mismo lado, o a los del lado opuesto a través de las estrías dorsal, intermedia y ventral (cuerpo trapezoide).

De estos núcleos, la información auditiva asciende ipsilateralmente y contralateralmente por el lemnisco lateral hasta los colículos inferiores del tectum mesencefálico . En el trayecto, algunas fibras hacen sinapsis con neuronas del núcleo del lemnisco lateral cuyos axones cruzan por la comisura de Probst al núcleo homónimo contralateral para continuar su ascenso al tectum mesencefálico. De los colículos inferiores de la información que pasa a los cuerpos geniculados mediales para proyectarse, finalmente, al área auditiva de la corteza cerebral. También de los coliculos parten vías tecto-oculomotoras, tecto-espinales, tecto-ponto-cerebelosas y tecto-reticulares para la integración de respuesta reflejas auditivas.

Por otra parte, existen conexiones modulares de la corteza al cuerpo geniculado medial, de corteza a colículo inferior, de cuerpo genículado medial a colículo inferior, de colículo inferior a oliva y núcleos cocleares, de oliva a núcleos cocleares y de oliva a cóclea (directamente a los receptores).

En la organización de la vías auditivas podemos apreciar que la proyección de la información ocurre tanto ipsilateralmente (predominio de esta última); Esto permite comparar eficientemente la información captada por ambos oídos y constituye la base de la percepción biaural, que permite determinar la dirección de la cual proviene el sonido. Por otra parte, también es real la considerable modulación que ejerce el SNC sobre la información auditiva (incluso a nivel de receptor) y en la cual se basa la selección de la información percibida de la corteza.

2. Zonas auditivas de la corteza cerebral

Las sensaciones auditivas son transmitidas de los oídos a una pequeña zona llamada corteza auditiva primaria, en la parte superior del lóbulo temporal. Desde ella, pasan impulsos a la zona de asociación auditiva circundante; la corteza auditiva primaría interpreta las características básicas del sonido, como el tono y el ritmo, mientras que el área de asociación auditiva interpreta el sentido del sonido. Una parte de esta áream precisa si el sonido es mido, música o palabras, después, otros sitios estiman los pensamientos que transportan las palabras. Por ello, para interpretar el significado del habla, la zona de asociación auditiva combina las diversas sílabas en palabras, las palabras en frases, las frases en oraciones y, por último, éstas en pensamientos.

3. Características del sonido

Son las siguientes:

1. Intensidad o amplitud. Está representado por la altura de cada hemiciclo (od). El volumen, es la sensación subjetiva del sonido.

2. Frecuencia. Es el número de vibraciones o ciclos (Hertz) por segundo. El tono es la sensación subjetiva de o ir está frecuencia

3. Timbre. Indica la calidad del sonido. Si varios tonos están en una relación determinada producen una sensación agradable, si la distribución de los tonos es anárquica, se produce un mido.

4. Formas de conducción del sonido

Hay dos formas de conducción. La conducción aérea, en la que interviene el estimulo sonoro, el pabellón de la oreja, el oído externo (conducto auditivo externo, tímpano), el oído medio (los huesecillos) y el oído interno (cóclea nervio auditivo, centro auditivo cortical). La conducción ósea, aquí el sonido o la vibración craneana produce compresión en los huesos de la cara y el cráneo estimula a la cóclea directamente. Podemos hacer la siguiente experimentación: cierre los oídos con tapones y luego hable: la vibración va de los pómulos a la quijada inferior y de ahí a la cóclea

5. Teorías para explicar los mecanismos de altura de tono en el oído interno

1. Teoría del Lugar.- El órgano de Corti está organizado de manera tonotópica

Las células de la base del canal basilar son más afectadas por los tonos de baja frecuencia, los del ápice o helicotrema son estimulados por tonos de alta  frecuencia.

2. Teoría de la Frecuencia.- Las diferentes frecuencias excitan las distintas células nerviosas auditivas.

6. Patología auditiva

1. Tinnitus ( zumbido de oído ). El sujeto percibe un sonido de un tono relativamente alto, las causas se deben a infecciones del oído o a la presencia de fiebre alta.

2. Displacusia (doble audición). Un sonido es percibido en los dos oídos como de agudeza distinta, las causas pueden estar en diversos trastornos.

3. Presbiacusia. Es la pérdida progresiva de los sonidos de alta frecuencia a medida que pasan los años. Los niños perciben hasta 23,000 Hz. , después de los 40 años se disminuye 80Hz cada seis meses, las causas están determinadas por la edad, infecciones o por trabajar en lugares ruidosos.

4. Sordera. Es la pérdida total (anacusia) o parcial (hipoacusia) de la percepción auditiva, las causas pueden ser por infección crónica del oído medio, trabajar con ruido industrial, o debido a la edad.

Hay dos tipos de sordera. La de conducción o de transmisión se da cuando se altera el canal auditivo externo, el tímpano o los osiculos. La sordera neural es cuando hay deficiencia del nervio auditivo, la membrana basilar o la cóclea. Se llama sordera de estimulación cuando hay una permanente exposición a los sonidos fuertes y éstos causan la sordera.

7. Audiometría

Es la medición de la percepción auditiva a través del audiómetro y cuyos resultados se expresan en un audiograma.

El audiómetro es un generador de tonos en frecuencias e intensidades o amplitudes diversas.

En la audición la intensidad y la amplitud del sonido aumenta en progresión geométrica, mientras que la percepción auditiva aumenta en progresión aritmética Por ejemplo si el estímulo físico aumenta como 10, la sensación sonora aumenta como en 1.

Veamos la siguiente relación:

¿ Qué es un Bell? Es la mínima cantidad de sonido capaz de impresionar al oído humano en un tono de 1,000 Hz. También podemos decir que un Bell es la medida de intensidad o fuerza del sonido.

¿Qué es un hertz? Es la medida de la frecuencia de las ondas sonoras.

En el audiómetro encontramos frecuencias en hertz que van desde los 125 a 8,000 ciclos por segundo y amplitudes que van desde 0 a 110 decibeles.

8. Propiocepción especial

Los propioceptores especiales comprenden a los receptores de posición de movimiento de la cabeza que se localizan en el laberinto membranoso o vestíbulo del oído interno, por lo que también se les llama receptores laberínticos y vestibulares.

Los receptores de posición de la cabeza (de aceleración lineal más exactamente ), se encuentra en la médulas del utrículo y del sáculo y están constituidos por células cuyo cilios se encuentran embebidos en una capa gelatinosa que contiene pequeños cristales de carbonato de calcio (otolitos). Estas células se estimulan por la tracción o presión que , según el caso ejercen los otolitos sobre los cilios por efecto de la fuerza de gravedad.

Los receptores del movimiento de la cabeza ( de aceleración circular más exactamente) se encuentra en las crestas de las ampollas de los conductos semicirculares y son también células cuyo cilios están embebidos en una matriz gelatinosa la cual forma la cresta.

Estas células se estimulan cuando se flexionan los cilios al moverse la cresta, debido al movimiento por inercia, del líquido que llena los conductos (endolinfa), cuando la cabeza se gira con cierta aceleración. Los conductos semicirculares se encuentran en una posición tal que cualquier otro giro de la cabeza puede ser registrado cuando menos por uno de ellos.

La información vestibular es conducida por la raíz vestibular del VIII par craneal a los núcleos vestibulares (superior, lateral , medial e inferior), de donde es proyectada el tálamo y corteza cerebral aunque las vías y los sitios específicos no se han determinado aún. Esta información también llega al cerebelo (de los núcleos vestibulares y directamente; de los receptores) y a la médula espinal ( por los haces vestibuloespinales ) para la integración de respuestas motoras relacionadas con la postura del cuerpo y la cabeza. Asimismo de los núcleos vestibulares parten conexiones a los núcleos oculomotores que permiten realizar automáticamente los movimientos necesarios para mantener en el campo visual un punto de referencia cuando la cabeza cambia de posición.

13. Detección y Prevención de Problemas Auditivos

1. Observación. La rotación de la cabeza o el reflejo pupilar como respuesta a diapasones, dar palmadas , campanadas, palabras susurradas.

2. Use las siguientes técnicas para detectar problemas auditivos:

2.1 Prueba de la voz. A 25 pasos de distancia, pronunciar palabras conocidas como “región” , “cosa” , “mentón”, “romper”, “pasar”, “cansar”. Si no responde acercarse poco a poco al sujeto hasta lograr una respuesta.

2.2 Prueba del reloj hacer cerrar los ojos al sujeto. Colocar un reloj y acercarlo hasta que lo escuche (se puede colocar el reloj sobre la apófisis mastoidea).

2. 3 Prueba de los diapasones. Evaluar cuando cesa de o ir el sonido, mide la cantidad de audición.

2.4 Prueba de Weber. Colocar el diapasón en el vértex,  si se oye igual en ambos oídos está sano , si se oye más fuerte en oído que en otro, el oído que escucha más fuerte está enfermo. (decusacion cruzada)

El niño que presenta las siguientes características debe ser atendido:

1. Tiene un 1 año y se duda de su normalidad

2. Es muy pasivo, no llora , no molesta

3. Se atora frecuentemente con líquidos o sólidos

4. Tiene o ha tenido paladar hendido, labio leporino o alteraciones dentales

5. Tiene dos años y no dice “Papá” ni “Mamá”

6. Tiene 2 años y no voltea la cabeza cuando se lo llama o se le hace sonar una sonaja.

7. Tiene 3 años y no dice palabras, sino sólo una jerga.

8. Tiene 4 años y aún no dice frases.

9. Tiene 5 años y aun habla como bebe.

10. Es ronco, pierde la voz cuando habla.

11. Se atropella al hablar.

12. Se bloquea en la expresión verbal.

Bibliografia

Salas, J. (2004). Neuropsicología. Perú

Agregue un comentario

Required fields are marked *.