El llamado ¿derecho de piso?

La creencia de tener que pagar “derecho de piso” al iniciar el ejercicio de una carrera profesional, supone que la persona nueva en un trabajo,  deberá hacer todo aquello que le dicen sin discutir, sin tratar de hacer aportes personales, tener mucha paciencia, no perder los estribos y pensar en la pertenencia.

Sin embargo, a veces el grupo de trabajo abusa conscientemente de “el nuevo”, esperando que trabaje mucho más y mejor que el resto, que sea sumiso o que simplemente demuestre que no se somete al autoritarismo, para ser aceptado por el grupo y por su jefe.

El derecho de piso como un término popularmente común, debería ser únicamente considerado como una práctica, que nos permite crecer y tomar confianza en nosotros mismos como personas y profesionales; y que nos permita demostrar en un corto tiempo lo valioso que somos para la empresa. Pero muchas veces este término se malinterpreta, teniendo el erróneo concepto de que se tiene que perder dinero, trabajar gratis o dejar que otros se aprovechen de uno, creando en la persona en una predisposición de desventaja.

La creencia de “no pagar derecho de piso” capacita a la persona para ser más confiado, aguerrido y decidido en la vida, mentalizando su proceso de aprendizaje, adquiriendo experiencia, creciendo y progresando, cultivando y potencializando sus habilidades.

En el proceso de introducción e incorporación al trabajo, el profesional tiene que recibir información básica sobre sus tareas y funciones, bajo la supervisión de un superior que pueda mediar las circunstancias negativas; ya que estas se pueden transformar en conflicto y malas relaciones en el equipo de trabajo, afectando a la organización. Así el profesional podrá reducir la incertidumbre, especificando sus derechos y obligaciones como profesional e individuo.

El que recién comienza necesita comprender los procesos y protocolos que se emplean en el lugar y ganarse un espacio dentro del equipo de trabajo. Así se adquiriere experiencia y todas las herramientas necesarias para cumplir una buena labor profesional y evolucionar destacándose como un buen líder.

Hay que tener muy en claro que una cosa es la falta de experiencia que se logrará alcanzar en el transcurso del trabajo y otra muy diferente es que se quiera tomar esto como excusa para el abuso de los derechos de uno.

Agregue un comentario

Required fields are marked *.