El liderazgo y toma de decisiones

1. Liderazgo.

El liderazgo es el proceso de influir sobre las personas para que se esfuercen voluntaria y entusiastamente para lograr los objetivos y metas de la organización o grupo.

Ejercer el liderazgo significa dirigir, influir y motivar a las personas que integran una empresa o grupo, para que ejecuten las tareas necesarias dando lo mejor de sí, para el logro de los fines y objetivos propuestos.

Teóricamente el líder debe estimular a las personas para que desarrollen no sólo la disposición para trabajar sino también el deseo de hacerlo con ahínco y confianza.

El ahínco revela celo, ardor, compromiso, “ganas” en la ejecución del trabajo. La confianza refleja experiencia y capacidad técnicas. Los líderes ayudan al grupo a lograr sus objetivos mediante la utilización máxima de sus capacidades. No se quedan como espectadores del grupo empujándolo y estimulándolo, sino al frente del mismo, facilitando su avance e inspirándolo para lograr las metas organizacionales.

Sin embargo, no resulta fácil lograr que la gente asuma compromisos y responsabilidades mayores, pues las personas por diversas razones tienden a volverse pasivas cuando no existen claros liderazgos; por otro lado, hay muchos trabajadores que no están interesados en dar más de sí, sino que están acostumbrados y se sienten cómodos cuando les dicen lo que tienen que hacer. También existen directivos, que tratan a sus trabajadores como simples máquinas que requieren sólo del control permanente para aumentar su productividad, limitándose a ejercer la función de jefe.

En cambio, un líder desarrolla la confianza colectiva y respalda a sus trabajadores, antes que limitarse al simple control; logra que la gente soporte el peso de la responsabilidad que le compete, individual e institucionalmente. La  función más importante del líder, es la de infundir, generar y desarrollar confianza en sus trabajadores, para que ellos se atrevan a asumir gustosamente riesgos y responsabilidades para el logro de la visión u objetivos planteados, y si en el intento se comenten errores, el líder sabrá respaldarlos.

El éxito individual y colectivo depende de lo que se haga hoy pensando en el porvenir.

Es contar con una visión de futuro; en este sentido tener un pensamiento prospectivo, es decir, pensar en el futuro es un deber de todos los que pretenden ejercer liderazgo y dirigir adecuadamente. Para ir delante de los demás, es necesario ver más que ellos.

Si un líder va más allá de su propia empresa y se involucra con otras, está en condiciones de asumir el liderazgo empresarial, que es la actividad directiva en las agrupaciones industriales, cámaras u organizaciones representativas ante el gobierno y la sociedad, influyendo en el desarrollo social, político y económico.

1.2 El Líder o la Lideresa

Líder es la persona que trabaja con los integrantes de una empresa u organización que constituven un equipo sobre el cual influye para fograr un propósito que todos juntos pretenden alcanzar. Un verdadero líder es aquel cuya forma de actuar, conducta y ética presenta la imagen misma de la Empresa.

El líder para la empresa es como una brújula porque marca permanentemente la verdadera dirección hacia la cual dirigirse.

Es creativo, rompe lo establecido, cambia reglas, normas y las formas tradicionales de hacer las cosas. La misión básica de todo líder es dirigir a un grupo hacia las metas deseadas y propuestas. El líder es la persona que sabe motivar, promover, orientar, negociar y relacionarse con las personas, y son capaces al mismo tiempo de definir, proponer y generar confianza a la gente para que logren adecuadamente las tareas y objetivos.

Para definir a un líder, particularmente nos gusta parafrasear al insigne José Martí para quien el líder es la persona que teniendo fuego en el corazón es capaz de encenderlo en los corazones de los demás.

1.3 Fuentes del poder de un líder

Otros aspectos a tener en cuenta en el tema del liderazgo, son sus elementos. Se distinguen los siguientes:

– El líder,

– Un grupo de personas dispuestas a seguirlo (una empresa o institución),

– El problema o situación a resolver,

– La distribución del poder y,

– La capacidad para utilizar el poder.

Como vemos los dos últimos elementos se refieren al poder. Se entiende por poder a la capacidad y aptitud para ejercer influencia sobre un grupo de personas para que cambien actitudes, prácticas o comportamientos. Poder es la “Capacidad de ejercer influencia”. A continuación veamos las cinco fuentes o fundamentos del poder:

a) Poder legítimo. Se fundamenta en la autoridad formal. Existe cuando los miembros de la organización reconocen que el que influye tiene el “derecho” o la legitimidad de ejercer influencia sobre ellos (dentro de ciertos límites).

b) Poder de recompensa. Tiene su fundamento en el hecho de que una persona (el influyente) tenga la capacidad de recompensar a otra (el influenciado) para cumplir órdenes u otras disposiciones. El empleo óptimo de los premios consiste en reforzar las acciones deseables de los subordinados y no como una especie de “soborno” para que realicen su labor.

c) Poder coercitivo. Se basa en la capacidad de una persona para castigar al influenciado por no cumplir con las órdenes. Es el aspecto negativo del poder. Los castigos pueden incluir desde la pérdida de un privilegio hasta la pérdida del trabajo.

El poder coercitivo, suele utilizarse para mantener un nivel mínimo de desempeño u obediencia entre los trabajadores.

d) Poder referente o de referencia. Se basa en el deseo del influenciado de identificarse con el que ejerce la influencia o bien de imitarlo.

e) Poder de experto. Se fundamenta en la idea de que la persona que influye tiene alguna capacidad relevante o conocimiento especial que carece el subordinado.

Mientras más sean las fuentes de poder de una persona, en este caso empresario o gerente de una empresa, mayor será su potencial para un liderazgo adecuado. Sin embargo, no todos utilizan de la misma manera los distintos tipos de poder, y ocurre algunas veces que únicamente suele utilizarse el poder legítimo, combinado sólo con el coercitivo; lo cual limita la capacidad de liderazgo.

1.4 Atributos de un Líder o Lideresa

• Integro (a)

• Motivador (a)

• Creativo (a)

• Trasciende a los demás

• Original, auténtico (a)

• Inspira y organiza

• Busca el bien común

• Trabaja en equipo y es asertivo

• Comprometido (a), responsable

• Ejemplar, carismático (a)

• Trabaja a largo plazo

• Emprendedor (a)

• Agente de cambio: Busca la mejora continua

• Alta vocación de servicio

• Excelente comunicador (a)

• Autoestima elevada

1.5 Diferencias entre jefe y líder o lideresa

 

JEFE LÍDER (LIDERESA)
Su privilegio: el servir,
Empuja al grupo.,
El grupo le obedece.,
Inspira miedo y exige respeto.,
Hace del trabajo una carga.,
Sabe cómo se hacen las cosas.,
Maneja al personal como objetos.,
Dice: vayan.,
Consigue que la gente tenga que
hacer.,
Tiene reclutas.,
Habla bien.,
Señala a quien se equivoca.
Su privilegio: el servir.,
Va al frente del grupo.,
El grupo lo sigue.,
Inspira confianza y respeto.,
Hace del trabajo un privilegio.,
Enseña cómo deben hacerse las
cosas.,
Conoce y conversa con sus
colaboradores.,
Dice: vamos.,
Logra que la gente quiera hacer.,
Tiene voluntarios.,
Habla bien y escucha mejor,
Señala lo erróneo.
2. Toma de decisiones personales

La toma de decisiones es el proceso de seleccionar un curso de acción entre dos o más alternativas. Implica plantearse  claramente el objeto de la elección, evaluando las alternativas posibles para elegir una de ellas. Una toma de decisión se plasma en la ejecución de la decisión y se completa con la evaluación de todo el proceso decisorio.

Cada acto en la vida es producto de una decisión. La toma de decisiones personales es un instrumento valioso, que permite a la persona, el desarrollo de su vida de acuerdo con sus metas y valores, porque constantemente deberá tomar decisiones conscientes y responsables respecto a su futuro en diversos aspectos: estudio, trabajo, familia, sexualidad, amistades, entre otros.

El conocimiento y experiencia del proceso de toma de decisiones personales y autónomas, les ayudará a utilizar e integrar todos los conocimientos y actitudes favorables hacia sí mismo y la sociedad, para optar correctamente ante las diversas alternativas que se les presenten a lo largo de su vida.

Un indicador de la necesidad de aprender a tomar decisiones adecuadas, es el hecho de que muchos jóvenes, por ejemplo, que tuvieron relaciones coitales, afirman no saber por qué lo hicieron, que lo hicieron por curiosidad o que fueron convencidos u obligados a hacerlo. Esto podría deberse a que los jóvenes no toman sus decisiones con la rigurosidad metodológica suficiente, de tal manera que aceptan ideas ajenas como decisiones propias y luego les es difícil llevarlas a cabo. Una decisión bien tomada se ejecuta con mayor convicción y tiene mayores probabilidades de ser llevada hasta el final. Tampoco es bueno postergar o “dejar para mañana” una decisión, pues “la peor decisión es no tomar decisiones”.

2.1 Proceso de la Toma de Decisiones:

a) Tener un Plan de Vida, coherente con los valores personales y la realidad en que se vive; es decir, tener claridad sobre el futuro que una persona desea lograr; tener una visión de futuro. Algo así como una fotografía de cómo desea verse en el mediano o largo plazo: 5, 10 o 20 años.

b) Definición del problema o situación:

Es importante definir con claridad el objeto de la elección: puede ser la existencia de un problema, una oportunidad o una propuesta. Cuanto mejor esté definido el problema o situación a resolver, mayor claridad habrá en la decisión.

c) Búsqueda de información:

Complementa la fase anterior y consiste en acopiar la mayor cantidad de información posible sobre el problema o situación.

d) Planteamiento de alternativas:

Identificar dos o más posibles soluciones o respuestas respecto al problema. Significa averiguar cuál es el conjunto de cursos de acción posibles que se puede tomar. No es conveniente dejarse llevar por el deseo de ver resuelto el problema rápidamente. Hay que ser bastante creativo en proponer diversas alternativas, ya que a veces la más obvia no siempre es la mejor.

e) Valoración de las alternativas:

Consiste en identificar las ventajas y desventajas que tienen cada una de las alternativas, para lo cual se requiere obtener información confiable sobre cada una de ellas. Se recomienda tener en cuenta para cada alternativa el grado en que afecta positivamente:

• La Visión y los valores personales,

• Su viabilidad; pues a mayor posibilidad de implementarla, mayor será la posibilidad de ser elegida,

• Las consecuencias, es decir, considerar a quién o quiénes se afectaría, y quién se opondría.

f) Tomar la decisión:

Consiste en elegir la mejor alternativa con todas sus implicancias. Tener presente que no existe la “decisión perfecta”, pero si la más adecuada.

g) Ejecución:

Se realiza o ejecuta la alternativa elegida a pesar de las dificultades o presiones que se presenten.

h) Autoevaluación:

Es bueno analizar el proceso seguido y las consecuencias o resultados de Ia decisión tomada, para corregirla si es necesario y enriquecer la propia experiencia personal.

Un(a) joven empresario (a) alimentará constantemente el fuego de su corazón y de su razón, convencido( a) de lo que quiere y hace. Él o ella tomarán las decisiones más adecuadas y motivará a otros para lograr metas comunes y vencer los desafíos que aparezcan.

Bibliografía

Portilla Valdivia,  Arturo y Villasante Benavides, Alonso . (2006) Formación personal y gestión empresarial para jóvenes líderes. Arequipa, Perú.

 

Agregue un comentario

Required fields are marked *.