¿Le interesa su trabajo?

trabajador

¿Le importa suficientemente su empleo como para realizarlo con esmero? Si no es asi, es momento de comenzar a hacerlo.

No te empeñes en un trabajo que no es de tu interés, decía sabiamente un viejo a un joven, porque no lo tendrás por mucho tiempo.

Esto es muy cierto. En cualquier organización la persona más valiosa, la que se supera, es aquella que pone mayor atención en sus labores.

Hay que tener presente siempre este simple y obvio hecho. Tomemos como ejemplos los casos de Juan Fuentes y Oscar García, quienes trabajan en las líneas de producción de enchapado galvanizado. Cada tres meses es necesario reemplazar el acido en los conductos y en los depósitos de las líneas. En cada operación de limpieza, a menudo aparecen en el fondo del depósito piezas que se cayeron del canasto utilizado para darle el baño.

Al desaguar el tanque de la línea de Juan encontramos una cantidad inusual de tuercas, tornillos, pernos y otras piezas que se habían acumulado en el fondo. Su supervisor observo el montón de piezas.

No me digas que todo eso proviene de tu línea, exclamo indignado. Ese material es costos ¿Cómo llego ahí? ¿Acaso lo arrojas por baldes?
No es mi culpa, replico Juan. Uno de los canastos está roto.
Si el canasto estaba roto debiste haberlo enviado a reparar de inmediato ¿Qué sucede  contigo, acaso no te interesa tu empleo?, insistió el supervisor.

En ese momento se presento Oscar, llevando en sus manos el canasto averiado de la linea de Juan. Al concluir la limpieza, observo el orificio en el canasto de Juan y se ofreció a llevarlo a reparar al taller de soldadura.

Demás esta decir que la conducta de Oscar García causo una favorable impresión en el supervisor. No solo limpio rápida y eficientemente su propia línea, sino que también ayudo a Juan en la reparación del canasto.

En cuanto a Juan Fuentes el supervisor guardaba ahora ciertas dudas sobre su eficiencia ¿Acaso no le preocupa hacer un buen trabajo?, pensó.
Quien tenga la intención de avanzar en su empleo bien harían en formularse de vez en cuando la siguiente pregunta ¿Soy capaz de demostrar que en realidad me interesa mi trabajo y de conservar mi empleo?

Agregue un comentario

Required fields are marked *.